EL RETO DE MI VIDA

Hoy vengo a contaros que los niños crecen y con ellos los problemas. Pero por alguna razón que desconozco cuesta hablar  ellos en nuestras bitácoras. Lactancia, elección de colegio, control de esfínteres, sueño, ropa, carritos…son temas llevaderos, con connotaciones posibles de digerir públicamente.

Pero entonces tu hijo, ese que era protagonista de tu blog, crece, tiene su espacio privado, su vida y tú una cadena que te ata las manos. La cadena del respeto, la privacidad, el pudor o sencillamente la falta de valentía.

Yo esta semana quería hablaros de un tema relativo a neskatilla con humor del bueno, pero después de una conversación de wassap con esos compañeros que comencé mi carrera bloguera he decidido aplazarlo. Siempre estoy a tiempo, entre otras porque me da que la niña se va coger su tiempo para quitarse el pañal, es ella muy respetuosa con sus tiempos aunque no con los míos 😉

El monillo ya ha pasado por los insufribles 3, los potentes 4, los increíbles 5, los llevaderos 6 y estamos en los terribles 7. En fin que a partir de los 2 años podéis usar todos los adjetivos que queráis a cada etapa o año.  Por qué también tengo claro que cada niño es un mundo y cada uno nos tocará vivir un capítulo diferente. El mío está siendo complicado no lo negaré, pero tenía claro que la lactancia, la falta de sueño y otras simpleces no eran más que un sencillo aperitivo del gran menú que nos esperaba.

He lidiado mal con el tema de hermanos y celos, me supongo que no ha ayudado el hecho de no yo no haber pasado por esa etapa en mi vida. Que esos celos no estén reflejados de una manera clara y que no sea yo muy consciente. He sufrido el distanciamiento de un niño que se ha sentido más cómodo en la sombra paterna y ha decidido retar a la materna. Zarandear las ramas de ella, hasta hacerla perder el equilibrio. Colgar un columpio en él para que sea consciente que él está ahí pero que no quiere que le empuje.

Estoy sufriendo en carnes eso que llaman pre adolescencia o lo que yo considero un adelantamiento forzado de etapas. Una perdida descarada de la niñez, una sociedad que avanza demasiado rápido con demasiados estímulos  fuera de lugar. Pero de repente te ves delante de la plaza de toros, sin ganas de torear pero con el traje de luces puesto, y pensando que en la plaza hay gente con pañuelos dispuesto a juzgar si te mereces el  premio o no.

Pues yo he salido corriendo, me he quitado el traje, he ido debajo de ese árbol donde empezó todo y he esperado que con la ayuda de un buen experto, pueda enfrentarme al zarandeo de ramas, a crear una buena sombra donde quiera cobijarse, pero sobre todo que tengas necesidad de pedirme que le columpie.

Si tuviera que confesar mis retos duro en la crianza de mi hijo mayor serían estos:

-Los límites y la aplicación y cumplimientos de estos

-La comunicación no verbal

-Crear un buen espejo en el que reflejarse

-La incontinencia verbal

Pero este camino no lo recorro sola, toca crear una ruta de vida de tu hijo junto a una persona, que quizás tenga miedos diferentes a los tuyos, preferencias y baremos diferentes a los tuyos. Elementos perfectos para crear un cisma en la carretera y que tu hijo decida aprovechar ese atajo.

Señores no es que no escriba sobre ello, es que lidiar con ello ya está siendo algo tan intenso que a veces pienso que nada como tener un hijo para tener que comerte tu vida en pequeñas dosis, atragantarte con ella y darte cuenta de todo lo que te toca cambiar. Por suerte soy de las que he decidido pedir ayuda antes de tirar la toalla. Nunca es tarde si la dicha es buena ¿no?. Nadie dijo que ser madre fuera fácil, pero tampoco tan difícil.

Mi admiración a todas las compañeras que hablan en sus blogs de esas etapas adultas que tan complicadas  se convierten a veces y tan privadas son.

*Las fotos de este post son de mi propiedad

 

29 pensamientos en “EL RETO DE MI VIDA

  1. Pues creo que habéis elegido la opción correcta; cuando no podemos hacer frente solos a algo no pasa nada por pedir ayuda, hacerlo no es reconocer una derrota sino una victoria personal para quién tiene el valor de pedir esa ayuda que a veces tanto nos cuesta reconocer que necesitamos. Y una cosa te diré, leyendo tu escrito no has hecho que me dé miedo llegar a los “terribles” 7, todo lo contrario, rezuma un cariño impresionante hacia tu monillo y le dan ganas a una de que los suyos lleguen a esa edad simplemente por el hecho de sentir tanto cariño y respeto por ellos como demuestras tú. Un abrazo campeona.

    • Muchas gracias por tus palabras, bueno yo creo que a veces es necesario pedir ayuda y si todo aporta mejor.
      No tengas prisa por llegar amiga😘

  2. Ahi va una de sinceridad no pedida. Ultimamente tengo contigo una relación de amor/odio. Hay entradas que me parecen tan comerciales que no te reconozco y luego llega una de estas y vuelvo a “conectar” contigo. Estas entrando en una etapa de la maternidad en la que todo se vive de puertas adentro. Tanto blog de crianza, apego, lactancia, porteo, BLW y pañales de tela y en cuanto empiezan Primaria, las madres nos callamos y da la sensación de que si tu hijo te plantea un problema o es tu culpa por no haber aprendido ya como va esto de la maternidad o tu hijo es un rarito. Algunas madres empezamos una iniciativa “Hay vida después de los 6” (publicamos una vez al mes sobre temas que nos inquietan). Mis hijos y sus peculiaridades tienen 7 y 10. Aunque lo parezca, no eres la única atravesando eses bosque. Lo que pasa es que todas nos escondemos detras del primer arbol que pillamos….
    Muxus

    Amaya
    La libreta de Amaya

    • A ver por partes:
      Odio es una palabra importante 🙈 espero que no sea para tanto la sensación. Hace meses que dije que de vez en cuando haría post comerciales, que intento que sean en mi estilo y que aporten.Pero nunca llueve a gusto de todos.Pero espero que me reconozcas al menos un poco jiji
      La iniciativa hay vida después de los 6 la conozco es más la he tuiteado con pasión porque me parece genial. Pero como tú dices nos escondemos, yo más bien por acuerdo privado y familiar.
      Muchas gracias por comentar y por tu sinceridad y mucho ánimo con tu árbol.
      Muxus Amaya y eskerrik asko

  3. Ya me lo decían eso de que con la edad crecen los niños y los problemas… Y ahora toca vivirlo 😉
    Tu monillo y mi Peque son casi de la misma edad. Yo hablo cada vez menos de él en el blog y más de mis pájaras mentales. Pienso que hay muchas cosas que ya pertenecen a su intimidad y prefiero no exponerlas. Mi máxima siempre ha sido hablar de temas con los que me siento cómoda, sin más. Si a media redacción algo no me cuadra, no lo publico.
    Mi hijo también me ha hecho replantearme muchas cosas de mi propia personalidad, de cómo concebía antes la educación y lo que pienso ahora, de aprender a que me resbalen las opiniones de los demás…
    Lo de buscar ayuda me parece una decisión madura, llena de amor hacia tu hijo y ganas de mejorar vuestra relación. Eso siempre es bueno.
    Besacos!

    • Mo, no sabes lo que me calma el alma tu comentario, tengo a veces la sensación que por estar en las redes sociales tenemos obligación de destapar toda nuestra vida y sintiéndolo mucho a veces es complicado.

      Muchas gracias por tus sabias palabras y un besazo

      • Obligación ninguna, cada una comparte lo que quiere, faltaría más. Está claro que siempre habrá quien se sienta con ganas de saber más, pero eso no puede generar en ti el compromiso de contarlo. Y de las ya pocas blogueras que sigo (porque muchas han ido dejando de escribir) eres de las que más generosamente comparte su vida tal cual, sin postureo. No te hago la pelota, te doy ánimos para que sigas por el camino que tú, y nadie más que tú, sientas correcto. Força! 🙂
        Muas!

        • Gracias, pues esta noche hago un directo especial en Instagram, creo que necesito dejar claras algunas cosas relativas a este mundo que a veces, quien nos lee tras una pantalla quizás no puede percibir.

          Besos

  4. Te sigo desde hace mucho tiempo a pesar de que no suelo comentar, pero este post, verdaderamente, me ha llegado muy dentro. Además que parece que ha habido conexión, no se si virtual o de qué manera, pero llevo unos días pensando que en los blogs que sigo habitualmente se habla mucho del mundo de los bebés, niños pequeños, pero poco o nada de los adolescentes y pre-adolescentes. Es verdad que ya no venden tanto como los pequeñines, ni son tan monos, pero somos muchas que tenemos la cabeza llena de mil historias sobre ese desconocido que ha entrado de repente en nuestra familia. Y sí, de repente un desconocido porque aquél niñito travieso ha pasado a ser pasota, contestón, rebelde, provocador, desquiciante… Yo llevo sufriéndolo más de 1 año (mi campeón va camino de 12) y he aprendido que entre esa vorágine de enfados, retos, desplantes… hay un ser curioso, entrañable que está descubriendo el mundo a grandes zancadas. Estoy aprendiendo a tener otra paciencia distinta, más madura, más de escuchar, de no pelear, de dejar pasar hasta que la tormenta amaine, de emocionarme con sus descubrimientos y, a veces, a contar hasta diez.
    Este es otro camino, a mi ya me lo decían cuando era bebé: “lo complicado viene despues”.
    En fín, te recomiento muuuchas dosis de cariño, de paciencia y de respeto. Eso sí, mutuo, por supuesto.
    Lo malo es que la pequeña, de 7 viene detrás… Espero que no se me junten mucho en esta etapa!!!!
    Gracias por publicar algo tan personal. Es verdad que esto ya no se cuenta con la naturalidad con que cuentas si llora, no llora, si duerme, no duerme… Esto se queda en casa, porque, sinceramente, no es fácil de contar y porque, desgraciadamente, hay mucho juez y pocos Momos por el mundo.

    • Eva me has hecho llorar, hoy me siento un poco extraña con mis redes sociales, con lo que ello implica y he convocado un directo para hablar de estas cosas. Tu comentario me llega al alma y te lo agradezco de corazón, eso y los años de seguirme incondicionalmente.

      Un beso

      • Vaya, no era mi intencion!!!… Pero es que me toca tan directamente que me he venido arriba, jajaja. Hay que aprender a ver más allá, aunque es difícil, muuuy difícil. Disfruta de tu monillo porque en nada se nos van a la Universidad!!!! Y cada mañana, siempre, una sonrisa 😉
        Mil gracias

  5. Hola guapetona!!!! Lo primero decirte que te comprendo perfectamente, mi hija tiene la misma edad que tu hijo, 7 años camino de los 8, y es verdad que aunque cuando te conviertes en madre piensas que la etapa de bebé de no dormir casi, la lactancia y demás va a ser la más difícil, conforme van creciendo y teniendo más autonomía y van formando su forma de ser y carácter, te das cuenta que la etapa de bebé era casi un camino de rosas comparado con lo que te va llegando, así que como cada niño es un mundo y lo que con uno funciona puede ser que con otro no funcione, por eso no me atrevo a darte consejos, porque es complicado sin conocer la exactamente la situación, pero sí quiero que sepas que por aquí también tenemos nuestros días complicados y rebeldes y que no todo es de color rosa, así que si has llegado al callejón sin salida y no sabes cómo salir de él, me parece una gran idea y una buena decisión buscar ayuda profesional que te pueda ayudar y dar esos pasos para lograr crear esa sombra de ese árbol donde tu hijo quiera cobijarse. Estoy segura de que conseguirás revertir la situación con éxito, porque sé que eres una gran madre, una gran persona, luchadora, fuerte y valiente, así que mucho ánimo y a seguir hacia adelante!!!! Un besazo y un abrazo!!!!
    P.D. Perdón por el rollazo de texto que me ha salido como comentario!!!

    • Marta no es ningun rollazo, vuestros comentarios alimentas el post, muchas veces como este caso complementan mi experiencia con otras, para mi es la clave del blog, soy de esas que cuando no hay comentarios es como si me faltara un brazo.
      Muchísimas gracias por tus palabras.

      Un beso

  6. Animo!! Yo estoy “estrenando” la bimaternidad y con lo encima q estaba de mi mayor ahora con el bebe no puedo dejar de sentir que la tengo “abandonada” en cierta manera. No sé si en su momento te pasó lo mismo con Monillo, ahora noto como comentas en el blog, que tira mas al papá y dueleee 😢

    • A mí me paso desde el principio, neskatilla tuvo cólicos y fue una niña intensa, por no decir de alta demanda y sólo se calmaba conmigo. Esto hizo que nos fraccionáramos los papeles automáticamente, los chicos por una parte y las chicas por otra. Yo creo que ahí hubo ya un comienzo.

      Asi que mi consejo es que no lo montes como puedas pero que te escapes a hacer cosas sola con la mayor y que vea que tienes su espacio y su tiempo.

      Un beso

  7. Bueno, piensa que esta etapa, como todas las anteriores pasará. Mira con perspectiva, posiblemente lo de ahora no sea nada con lo que nos espera, una etapa que no tiene calificativo: la ADOLESCENCIA

  8. La frase “Nadie dijo que ser madre fuera fácil, pero tampoco tan difícil” para mí lo resume bastante bien…Nuestra suerte es que tendremos vuestras experiencias para por lo menos ayudarnos a reflexionar. porque yo veo que no es sólo en los blogs que no se habla tanto de edades más avanzadas es en la calle…con tus amigos…tampoco se habla tanto de las inquietudes que surgen con la educación…o quizás es mi sensación.
    Así que gracias por compartir. Besazo

    • En la calle o los coles aún es peor, parece que todos tengamos hijos perfectos, que nadie tenga que ir a reuniones con profesores y que la educación y crianza esté siendo un paseo por la nubes.

      Sinceramente yo flipo mucho, en fin yo ni puedo ni quiero contar mucho pero lo que pueda ir aportando lo seguiré haciendo como siempre

      Un abrazo guapa

  9. Haces bien en pedir ayuda donde toca, no es fácil y nunca termina, ni cuando sean mayores de edad, ni cuando se emparejen, ni cuando se muden a cientos de kilómetros!

    No todo tiene que ser público, no sabemos a quién llegaremos ni cómo será interpretado y cuando esto crece hay que ser más precavido, así que haces bien en resguardar a quienes tienes que resguardar, no hay que dar explicaciones!

  10. A ver, los problemas con un niño de 2, 3 años no son problemas reales, quiero decir que puede ser mas o menos duro criar a un hijo, pero lo realmente duro está por llegar.
    Para mi lo más dificil, lo que me da miedo de verdad es no saber llegar a ellos, no entender que les está pasando. Alejandra el año pasado con 7 fue muy muy dificil porque realmente no entendia que pasaba por su cabeza. Es la sensación de te amo pero no admito este comportamiento. Es el miedo de sentir que se alejan de ti y no saber como evitarlo.
    Claro que hay que pedir ayuda porque necesitamos entender y ellos nos necesitan a nosotros aunque parezca que no nos quieren ni ver.
    Para mi lo positivo es que he aprendido a tratar a mi hija como ella necesita y no como yo tenía planificado en mi mente. Cada persona es un mundo y cada niño es un mundo. Tienen su propia personalidad y su forma de enfrentarse a las cosas es única.
    No tienes que contar todo, todos pasamos por dificultades y sólo espero que todo vaya lo mejor posible.
    Un besote.

  11. Los 7 vienen pisando muy fuerte . Nosotros estamos en èse punto tb de pedir ayuda y cuál será la mejor para saber afrontar ( nosotros y él) èsa frustración y rabia que no sabe canalizar ” y no sabe por qué” .

    Seguiremos en la noria de que un dia sea un peluche y otra un niño medio poseído por la rabia.
    Un saludo.

    Yaiza ( peluchin y sus papis )

Deja un comentario