PON UNA MADRE EN TU FOTO

Las Redes Sociales son como una pequeña comunidad, donde la gente comparte momentos, experiencias, vivencias. Dentro de ellas está Instagram donde cada persona busca aficiones, nexos cosas de interés en las fotos de las personas a las que sigue.

Yo tengo un gran nicho de seguidoras del mundo maternal, y a raíz del día de la madre de este año me di cuenta, que normalmente subimos fotos de nuestros niños, con frases de amor pero somos pocas las que salimos con ellos.  Esas fotos que en un futuro cuando creces te gusta mirar, o incluso rebuscar en los cajones de tu madre para tus propias redes sociales, porque quieres hacer un homenaje a tu madre.

A raíz de esto se me ocurrió un hastag poco original y bien largo que decía #ponunamadreentufoto , en realidad era una reivindicación a todas esas que estamos tras un objetivo plasmando momentos de nuestras vidas pero que muchas veces se nos olvida formar parte de ella.  NO hace falta que sea la foto perfecta, con mejor encuadre o mejor luz, porque nuestras sonrisas y actitud hacen que ya lo sean.

Con esta iniciativa he logrado que muchas madres como yo tengan que rebuscar en sus galerías de fotos y percatarse que hace meses que no tienen una foto con sus hijos. Una foto donde no siempre tus hijos están por la labor, una foto donde la naturalidad a veces supera la ficción, pero una foto donde siempre hay una sonrisa, una mirada de amor, de admiración de complicidad de todo aquello positivo que te hace levantarte cada día y seguir siendo madre.

Hoy, este es mi particular homenaje a todas las que me habéis sorprendido con vuestras imágenes etiquetadas y vuestras ganas de salir en las fotos con vuestros hijos. Lo de mejorar la técnica y la manera de posar lo iremos mejorando con los años pero lo que no hará falta mejorar ni cambiar es el amor que os procesáis. Enhorabuena eres la mejor madre que ellos pueden tener, nunca lo dudes.

El video no es lo mejor que hay técnicamente hablando pero puedo deciros que me he emocionado viendo vuestras fotos, textos, reflexiones y amor de madre. Para mí es un honor que me hayais dejado compartir un trocito de vuestra vida. Gracias de corazón.

LOCURA TRANSITORIA

Cuando  estaba embarazada de neskatilla tenía muchas cosas claras, demasiadas. Cosas que  se han desmontado de un soplo al ver una serie de televisión. Y si no se han desmontado sencillamente han salido a la superficie de una manera que asusta. La maternidad es algo que en su día soñé, que con la experiencia amé y renegué de ella y con el tiempo sencillamente me ha dejado un tatuaje para toda la vida.

Sigue leyendo

EL RETO DE MI VIDA

Hoy vengo a contaros que los niños crecen y con ellos los problemas. Pero por alguna razón que desconozco cuesta hablar  ellos en nuestras bitácoras. Lactancia, elección de colegio, control de esfínteres, sueño, ropa, carritos…son temas llevaderos, con connotaciones posibles de digerir públicamente.

Sigue leyendo

Hatley en modo Primavera

Empezamos a decir adiós al invierno y la primavera asoma tímidamente. No os preocupéis que no pienso ponerme poética en el post. Hoy vengo a traeros una sorpresa bien bonita y bien chula. Ya sabéis que toca cambio de armarios pero  antes hay que sobrevivir a una nueva temporada.

Sigue leyendo

Yo tenía…

Yo tenía tiempo

Yo tenía un libro en la mesilla

Yo tenía un vestido por estrenar

Yo tenía una película por ver

Yo tenía un restaurante nuevo por catar

Yo tenía un masaje de chocolate que disfrutar

Yo tenía una amiga para llamar

Yo tenía un viaje que preparar

Yo tenía un curso por aprender

Yo tenía una fiesta cada mes

Yo tenía tarjeta plus de la tienda del amor

Yo tenía que comprar una vez al mes

Yo tenía bolsos pa escoger

Yo tenía tiempo para comer

Yo tenía días libres por doquier

Entonces, yo tuve churumbel y de tenía pase a ….

Yo no tengo tiempo

Yo no tengo un libro en la mesilla sino un millón

Yo no tengo un vestido sino dos o tres y de hace dos temporadas

Yo no tengo una película sino toda la filmografía actual por ver

Yo no tengo restaurantes que catar sino que buscar , con trona y cambiador

Yo no tengo masajes de chocolate sino sobredosis de chocolate nocturno

Yo no tengo una amiga que llamar sino cientos que wassapear

Yo no tengo un viaje que preparar sino maletas que pensar

Yo tengo un curso que aprender sino todos los que lleve la escolarización

Yo no tengo una fiesta cada mes, sino dos y en un chikipark

Yo solo tengo tarjetas de low cost de la tienda del amor

Yo tengo que ir al súper una vez por semana

Yo no tengo bolsos que escoger, sino uno grande donde todo pueda caber

Yo no tengo tiempo para comer (sentada)

Yo no tengo días libres sino horas y contadas.

 PERO LOS TENGO A ELLOS

 

Panera Peinetera

En el mes de noviembre se me ocurrió una idea loca en Instagram ,y bajo el nombre de “selección peinetera” os fui enseñando posibles regalos que en esta Santa Casa han sido un éxito o que estaban en mi posible liste de la compra. Para mi sorpresa, os gusto la idea e incluso tuve que buscar cual loca donde podíais comprar cosas que ya ni me acordaba de donde eran… (Ya sabéis que mientras pueda y esté dentro de mis posibilidades siempre respondo). Mi propuesta eran 20 fotos, con 20 ideas para pequeños, medianos y grandes que paso a enseñaros en diferentes collage para quienes no tengáis Instagram.

picmonkey-collage10 Sigue leyendo

Barcelona Kidfriendly

dsc_2469

Una de las cosas que cambió para mí cuando fui madre, fue mi perspectiva de la ciudad donde vivía. Pase de adorar Barcelona a añorarla, a echar de menos sus teatros, sus restaurantes multicultares, sus rutas de tiendas de diseño alternativas, sus mil y un espectáculos. Si soy sincera me puse tal venda en los ojos que a poco más y mudarme a un pueblo me parecía un lujo sin fin. Aquella ciudad ya no era lo que había sido para mí.

Sigue leyendo

De aventura por la Conca de Barberá

unnamed

A pesar de haberme criado en un pueblo rodeada de vida relativamente rural, soy demasiado urbanita o al menos llevo años de mi madurez viviendo como tal y nada como una aventura mochilera para terminar de confirmarlo. Señores, yo no tengo piel de alberguista.

Sigue leyendo