Confesiones by Cheetos

Ese momento en el que recibes un mail donde el asunto pone “cheetos” y piensas ay madre que no me voy a poder resistir, que como manden paquetes yo soy capaz de no dejarles ni olerlos… Así que en eso momento descubres que al ser padre has dejado de lado aquellos vicios que antes eran confesables y ahora no.

Sigue leyendo

Confesiones de medio noche

dsc_2917

El tiempo pasa, bueno más bien vuela, y de repente te ves delante del teclado sin poder contar lo que quieres o sencillamente haciéndolo de otra manera. Tu bitácora personal que hace casi 5 años nació con brío, energía y descaradamente atrevido se vuelve un lugar más calmado y sosegado. Eso a veces te entristece y otras te hace pensar en la evolución. Sigue leyendo

Miedo escénico

Y de repente llegó el día, y te encuentras sentado delante de una persona que te dice que escribas lo que quieres hacer, lo que sabes hacer, en que eres talentosa. En eso momento ves como te vas haciendo más y más pequeña en la silla, aunque te vengas arriba con tu verborrea e intentes auto-venderte ese humo que ni tú misma te crees.

dsc_4085 Sigue leyendo

40 puntos y unos cuantos más

selfie

Estaba intentado ver algo decente anoche  en la tele, pero está claro que es misión imposible y justo en ese momento a mi buzón ha llegado el aviso que mi amiga y compañera Desmadreando había publicado post. Directa a leerlo y tachán un post personal sobre manías, sobre sus 40 manías. El caso es que me ha animado, es una gran reflexión  y ahora que me queda ná y menos para los 40 que mejor que terminar de confirmar que soy una maniática perdida y que con la edad en lugar de mejorar eso empeora, que lo sé yo. Sigue leyendo

Un andén Zen

Llevo días queriéndome poner delante del teclado con tiempo, relajo e inspiración y claro eso con los niños, los virus y mi poca organización es tan complicado como que Rajoy e Iglesias se pongan de acuerdo….Bromas aparte hace tiempo que me apetece escribir este post, relato, reflexión o simplemente mi momento de vida actual. Nunca pensé que sacar fotos con afición y mirarlas detenidamente me harían reflexionar o incluso pensar relatos metafóricos que contarán situaciones de la vida.
Sigue leyendo