CdE, el nuevo estres veraniego para padres

Lo malo de no ser madre primeriza es que hay fases del crecimiento de tus hijos que les tiene más pánico que a la declaración de la renta. Y la operación pañal, o técnicamente llamada control de esfínteres es una que a mí me daba cierta pereza. Tanto, que el día que la profe de la guarde dijo la palabra cable “mañana mándamela en bragas” automáticamente se me cayeron las mías al suelo del temblor de piernas que me entró.

Dos años y 500 noches

Diez minutos faltaban para las nueve de la mañana cuando te dignaste a aparecer, después de tenerme 17 horas esperándote. Como verás eso es amor incondicional y lo demás tonterías.  Después te pasaste 5 horas pegada a mí, lo que yo no sospechaba es que  aquello iba a ser un preludio de tu tendencia a ser mi sombra noche y día. La veneración materna empezó justo en el momento en que me inyectaron la epidural y  sospecho que desaparecerá a los 18, cuando otros ojos más intensos que los tuyos te maten con la mirada.

NEGACIÓN Y RESIGNACIÓN

Mis hijos se llevan la friolera de cinco años y medio, sí, digo friolera porque es un margen de maniobra que no recomiendo personalmente. Cada uno es libre de hacer lo que quiera pero nosotros ya estamos empezando a saborear las mieles de tener un niño altamente acoplado a la vida moderna, cuando volvimos a los pañales… 3 años es lo que tendría que haber cuajado leñe o cuatro como mucho 😉

Gen Búho

El post de hoy es de esos de pura terapia maternal, cuando sé de sobra que hay más de una y que lo mío con el tiempo tiene cura, pero o lo cuento o reviento.  En esta vida las personas están llenas de virtudes y defectos, por no decir que cada uno tiene sus vicios o necesidades. Yo confieso tener la virtud de poder  estar dormida, si me dejan, hasta las 11 de la mañana y como vicio confesable tengo la necesidad 8 horas de sueño. Hasta aquí todo correcto.

The Best Big Brother

Últimamente  cada vez que estoy cámara  en mano o pasando unos días en familia me pongo muy reflexiva, analizo, pienso y saco algo que tenía olvidado o que simplemente el estrés del momento no me estaba dejando ver. Qué importante es a veces pararse y mirar con distancia o detenimiento. Ya sabéis que no tengo hermanos y no los tendré (soy atea y no creo en los milagros). Tener a mi segunda hija ha supuesto poder disfrutar y observar ese fenómeno que en su día seguramente añoré. Y digo seguramente, porque prometo no recordar con claridad si fue algo que echará mucho de menos o me creara frustración alguna. Y en confianza no me imagino otro y otra como yo, soy muy intensa y he tenido que dar yo guerra por un tubo.

Compensa y la locura transitoria

No estaba muerta no no, que estaba de parranda lerelere…la bimaternidad es la fiesta más larga que me he echado a la cara, no he hecho yo tantas gaupasas ni en San Fermines. Pues eso, que yo tenía un blog, yo solía escribir en un blog, ahora miro el ordenador de lejos le guiño el ojo para que sepa que le quiero y sufro viendo como destroyer neskatilla lo aporrea sin ton ni son como me acerque a él…ella considera que es la tele donde ve a sus abuelos y poco más. Es pequeña para entender que ese rincón es MI rincón, que ese ordenador es mi vía de comunicación y desahogo con el mundo exterior y sobre todo que la impresora que está justo debajo no es la extensión de su cocinita de madera. Ayer imprimí una hoja con […]

Septiembre

Septiembre ha sido por excelencia mi mes, ese en el que el verano llega a su fin y llega el otoño, una estación que me gusta, el mes donde cumplo años, donde mi pueblo se viste de fiesta y ahora donde he vuelto a descubrir la maternidad. Neskatilla tuvo a bien nacer el mismo mes que su madre y escasos días antes… no me apetecía compartir fecha de cumpleaños, ya lo digo desde ahora, pero me he dado cuenta que no sirve de nada ya que el hecho de preparar sus fiestas de cumpleaños cada año cuatro días antes hará que llegue resacosa al mío propio, pero ojo los 40 no los perdonaré avisados quedáis 😉

Todo lo bueno se acaba

Las vacaciones se termina, el verano toca a su fin y ha tocado la temida vuelta a la realidad, pero sus vacaciones han sido buenas de las de verdad??? Las mías en Instagram han sido de lo más ” katiuskas de barro” pero ya sabemos que a veces eso esconde un lado oscuro…Así que aquí vendo emitiendo desde Radio Peineta con toda pasión mi querido y sufridor mes de Agosto, porque las vacaciones con bebes no son vacaciones por mucho que te lo quieran vender. Os dejo con la última emisión de radio peineta    

Ausencia Atronadora

Hoy hace 16 o 17 años que conocía tu padre, la verdad es que hace años que perdí la cuenta, pero si hay algo que ha valido la pena de la locura aquella eso eres tú y tu hermana. Así que ya sabes si en tu vida haces alguna locura que sea por amor preferiblemente, son esas que no se pueden contralar, que hacen enfurecer a tus padres, te vuelven medio alocado pero luego llega un momento en que se calma y la cosa se estabiliza, tanto que te da hasta por parir hijos;-)

Amor a segunda vista

Hoy hace seis meses que te cogí no sé ni como para que no te calleras en una palangana, te puse encima mío y allí estuviste cinco horas. Los expertos lo llaman piel con piel, yo lo llamo de esta nos unimos hasta con el “meconio” de marras y no nos separan ni los GEOS. Qué te cagarás dos veces encima de mí tenía que haberlo cogido como señal, pero preferí asustarme más cuando me di de bruces con esos dos faros de laser que tiene por ojos, menuda mirada me echaste mientras me olías y gritabas como un gatito. Tu padre estaba intentado sacar fotos para encontrarte parecido con tu hermano y yo no hacía más que digerir las 17 horas que llevaba esperando para verte la cara.