ZORTZI

Mientras veo pasar el paisaje a toda velocidad en mi ventanilla del Ave, pienso que con tu vida me está pasando lo mismo. Hoy pienso en ello y veo fotogramas de cada año a velocidad acelerada, algunas precisas y otras confusas. Tú te haces mayor y yo contigo. Ha sido una semana de locos y aún queda la recta final, cada vez que pienso lo vivido y lo que nos queda ni me lo creo. Ayer dudaba sobre si escribirte una carta como hago cada año, aunque sea pública o dejar pasar el momento, pero no sé creo que alguna vez esto tendrá su valor, el valor de lo vivido y lo amado.

Olgeta, El placer de jugar

En el mes de julio cuando fui a visitar a mis padres y  se me ocurrió ir a visitar varios proyectos emprendedores de la zona, sin ningún ánimo de lucro más que el de  acercar a todos vosotros esos proyecto que nacen como sueños y que a veces tienen más difícil llegar al público. Esta vez tenía claro que iba a ser algo especial y que por todo lo que veía por las redes y había  oído  hablar de Olgeta conocer a Itsaso iba a ser una experiencia única. Y así ha sido, así que este post no es un sello peineta sino un post lleno de admiración y amor del bueno hacia esa gente que cree en su trabajo.  Sencillamente porque me encanta ver como hay gente dedicada en cuerpo y alma a hacer felices a nuestros hijos. No […]

Etiquetas, malditas etiquetas

No os preocupéis este post no va sobre ropa, sobre como marcarla o sobre algún invento nuevo del mercado infantil. Este es un post personal cargado de sentimiento, malestar y hormonas. Llevo demasiado tiempo luchando contra mis propias etiquetas como  para ahora sufrirlas en mis hijos. Me supongo que será una visión personal y quizás para algunos poco objetiva, pero vivimos en un país donde la mayoría de la sociedad se rige por etiquetas y quien diga lo contrario es que ya he llegado a su nivel zen y ha conseguido crear su propia comunidad mega respetuosa.

Crecen tan rápido

Me parece que fue ayer cuando enfundada en mi peto vaquero y con el pañuelo en la cabeza me lié la manta y se la lié al padre de las fieras para hacer la habitación del monillo. Por supuesto en aquella época ni tenía instagram ni miraba pinterest, así que sencillamente tiré de imaginación y de mi gusto por los colores. El color principal sería verde lima y la habitación la presidiría “lepoluze”, léase una jirafa de un tamaño considerable.

Reconciliaciones tardías

Desde que estoy en el paro me estoy aplicando la teoría de más vale tarde que nunca, a todo lo referido a mi casa y esos proyectos que se me ocurrían de tanto ver divinity y casas en obras. Tengo que decir que la reconciliación con mi balcón viene de años atrás, exactamente casi 7 y que mi madre lleva años intentado mediar entre nosotros. Pero sólo mi momento diy y slowlife han conseguido que me lo ponga como reto, y más o menos lleguemos a una relación cordial.