The Best Big Brother

Últimamente  cada vez que estoy cámara  en mano o pasando unos días en familia me pongo muy reflexiva, analizo, pienso y saco algo que tenía olvidado o que simplemente el estrés del momento no me estaba dejando ver. Qué importante es a veces pararse y mirar con distancia o detenimiento.

Ya sabéis que no tengo hermanos y no los tendré (soy atea y no creo en los milagros). Tener a mi segunda hija ha supuesto poder disfrutar y observar ese fenómeno que en su día seguramente añoré. Y digo seguramente, porque prometo no recordar con claridad si fue algo que echará mucho de menos o me creara frustración alguna. Y en confianza no me imagino otro y otra como yo, soy muy intensa y he tenido que dar yo guerra por un tubo. Sigue leyendo

Compensa y la locura transitoria

No estaba muerta no no, que estaba de parranda lerelere…la bimaternidad es la fiesta más larga que me he echado a la cara, no he hecho yo tantas gaupasas ni en San Fermines. Pues eso, que yo tenía un blog, yo solía escribir en un blog, ahora miro el ordenador de lejos le guiño el ojo para que sepa que le quiero y sufro viendo como destroyer neskatilla lo aporrea sin ton ni son como me acerque a él…ella considera que es la tele donde ve a sus abuelos y poco más. Es pequeña para entender que ese rincón es MI rincón, que ese ordenador es mi vía de comunicación y desahogo con el mundo exterior y sobre todo que la impresora que está justo debajo no es la extensión de su cocinita de madera. Ayer imprimí una hoja con un pepino y un donut de plástico incluido. Por no decir que prefiero los CDs a los mordedores O-O Sigue leyendo

Septiembre

Septiembre ha sido por excelencia mi mes, ese en el que el verano llega a su fin y llega el otoño, una estación que me gusta, el mes donde cumplo años, donde mi pueblo se viste de fiesta y ahora donde he vuelto a descubrir la maternidad.

Neskatilla tuvo a bien nacer el mismo mes que su madre y escasos días antes… no me apetecía compartir fecha de cumpleaños, ya lo digo desde ahora, pero me he dado cuenta que no sirve de nada ya que el hecho de preparar sus fiestas de cumpleaños cada año cuatro días antes hará que llegue resacosa al mío propio, pero ojo los 40 no los perdonaré avisados quedáis 😉 Sigue leyendo

El poder de la sonrisa

Acabo de terminar mi vermut solitario de domingo y pienso que es el momento ideal para contaros algo que siempre dije que lo haría. El silencio de la casa, mi estado zen y las pocas ganas de seguir limpiando la casa me empujan a ello. Hoy vengo a hablaros de la importancia que puede llegar a tener el hecho de sonreír. Yo de normal soy una persona que tiende a dramatizar, exagerá un rato largo y no soy precisamente positiva, pero a pesar de ello siempre he tenido y he usado mucho el sentido del humor hasta para hablar de los momentos más críticos, creo que es una manera de auto-quitarle importancia a las cosas, pero hay veces que tu cuerpo ya no responde que ves que el límite te sobrepasa y ya no te quedan máscaras en la espalda para ponerte y seguir para adelante. Sigue leyendo

No soy mujer de verano

La gente está como loca, llega el verano, llega el calor, la canción del verano y el bañador….mira me ha quedado hasta poético. Pues yo estoy a punto de emigrar al polo norte, así como lo leen. A ver cómo me explico, que yo no estoy preparada  para la temporada estival, una cosa es que te pille en bragas pero a mí me pilla literalmente en pelotas.
Sencillamente no estoy preparada para esta época del año, lo siento pero quiero el derecho a la insumisión, democracia pura y dura, yo elijo seguir en otoño o como mucho primavera, les prometo que voy muy a contracorriente que no estoy preparada para el cambio y si no lean ustedes mis puntos para el objetivo “El verano ya llego ya llego”, ojo bien argumentadas. Sigue leyendo

1+1 NO SON 2

Hoy vengo como una novata de la bimaternidad con la sana de idea de contar como puedes llegar a ser bipolar para poder asumirla y llevarlo con cierta dignidad, o eso  o vuelvo a bajar la tasa de natalidad de golpe. Sin más propósito que hacer terapia, porque con lo que llevo gastado en la churumbel de osteópatas, leches especiales y etc. para sus porculeros dos escasos meses de vida no me da para el psiquiatra y total esto es parecido o mejor, yo suelto mi rollo, algunos me leéis  con santa paciencia  y con suerte me siento hasta arropada por otra panda de bipolares, perdón quería decir bimadres. Por supuesto desde aquí mi admiración a todas aquellas que a partir del segundo hijo siguieron cortando leña con ahínco y pasión evitando el látex y aumentado la tasa de natalidad. Eso no es bipolaridad sino un don especial de la paciencia y la tolerancia infantil que no se vende en capsulas, la locura no va con vosotras, principalmente porque no os tiene que quedar ni tiempo para ello. Sigue leyendo

Un PARTO estreñido

Si os soy sincera no tengo claro si iba a contar el parto o abertura de mi Huevo Kínder, pero después de tanto quejarme y tanto pedir parece ser que era lo lógico o eso me ha dejado caer una amiga mía. Así que este post semi-forzado se lo dedico a una de mi cuadrilla que está en pleno postparto de primeriza y la cual suele tener el detalle de leerme a menudo, y qué quieren que le diga a una eso le emociona.

Ya os digo desde ahora que no tuve una horita corta ni un parto “pedo”, aquello fue más largo que un día sin pan y más que pedo fue un estreñimiento de 16 horas en toda regla. Pa que parir prontito pudiendo pasarte día y medio allí dentro y conocerte tres turnos de médico pa qué…esa soy yo, ya que voy aprovecho y me tomo mi tiempo, oye que visto así no voy a parir nunca más y que no se diga que no le dedique tiempo y observación a la última vez que estuve en un matadero, perdón quería decir paritorio. Sigue leyendo