Yo tenía…

Yo tenía tiempo

Yo tenía un libro en la mesilla

Yo tenía un vestido por estrenar

Yo tenía una película por ver

Yo tenía un restaurante nuevo por catar

Yo tenía un masaje de chocolate que disfrutar

Yo tenía una amiga para llamar

Yo tenía un viaje que preparar

Yo tenía un curso por aprender

Yo tenía una fiesta cada mes

Yo tenía tarjeta plus de la tienda del amor

Yo tenía que comprar una vez al mes

Yo tenía bolsos pa escoger

Yo tenía tiempo para comer

Yo tenía días libres por doquier

Entonces, yo tuve churumbel y de tenía pase a ….

Yo no tengo tiempo

Yo no tengo un libro en la mesilla sino un millón

Yo no tengo un vestido sino dos o tres y de hace dos temporadas

Yo no tengo una película sino toda la filmografía actual por ver

Yo no tengo restaurantes que catar sino que buscar , con trona y cambiador

Yo no tengo masajes de chocolate sino sobredosis de chocolate nocturno

Yo no tengo una amiga que llamar sino cientos que wassapear

Yo no tengo un viaje que preparar sino maletas que pensar

Yo tengo un curso que aprender sino todos los que lleve la escolarización

Yo no tengo una fiesta cada mes, sino dos y en un chikipark

Yo solo tengo tarjetas de low cost de la tienda del amor

Yo tengo que ir al súper una vez por semana

Yo no tengo bolsos que escoger, sino uno grande donde todo pueda caber

Yo no tengo tiempo para comer (sentada)

Yo no tengo días libres sino horas y contadas.

 PERO LOS TENGO A ELLOS

 

Relato corto de una noche de otoño

El agua corre por tu cara, el calor está creando vaho pero tú solo piensas en todas esas cosas que habéis trajinado hoy en la oficina. En fin lo no resuelto mañana saldrá seguro, lo piensas sonríes, y bajas la cabeza mientras buscas tu champú especial que te ha dado el peluquero. Sigue leyendo

NEGACIÓN Y RESIGNACIÓN

Mis hijos se llevan la friolera de cinco años y medio, sí, digo friolera porque es un margen de maniobra que no recomiendo personalmente. Cada uno es libre de hacer lo que quiera pero nosotros ya estamos empezando a saborear las mieles de tener un niño altamente acoplado a la vida moderna, cuando volvimos a los pañales… 3 años es lo que tendría que haber cuajado leñe o cuatro como mucho 😉 Sigue leyendo

Gen Búho

El post de hoy es de esos de pura terapia maternal, cuando sé de sobra que hay más de una y que lo mío con el tiempo tiene cura, pero o lo cuento o reviento.  En esta vida las personas están llenas de virtudes y defectos, por no decir que cada uno tiene sus vicios o necesidades. Yo confieso tener la virtud de poder  estar dormida, si me dejan, hasta las 11 de la mañana y como vicio confesable tengo la necesidad 8 horas de sueño. Hasta aquí todo correcto. Sigue leyendo

Todo lo bueno se acaba

Las vacaciones se termina, el verano toca a su fin y ha tocado la temida vuelta a la realidad, pero sus vacaciones han sido buenas de las de verdad??? Las mías en Instagram han sido de lo más ” katiuskas de barro” pero ya sabemos que a veces eso esconde un lado oscuro…Así que aquí vendo emitiendo desde Radio Peineta con toda pasión mi querido y sufridor mes de Agosto, porque las vacaciones con bebes no son vacaciones por mucho que te lo quieran vender.

Os dejo con la última emisión de radio peineta

iratiplaya

 

 

Función de GPS

Si hay una tarea dura y complicada donde las hayas a la hora de ser madre, es la de guiar, somos el GPS de nuestros hijos en cuanto educación, valores y felicidades si a eso le sumamos el efecto espejo con flash que además tiene que tener un almacenamiento de memoria RAM de 3G  al menos, con una sección de memoria a largo plazo y además si eres bimadre necesitas tarjeta dúo…lo dicho no hay en el mercado un elemento electrónico que supere nuestra capacidad. (Se nota que estoy sumergida en el mundo del Smartphone e intento cambiar de móvil no??). Después de esta metáfora no vengo a hablaros de tecnología sino de un proceso más que me está tocando vivir en la maternidad desde hace un año y que tan cuesta arriba se me está haciendo.mendi tontorra Sigue leyendo

Bajo el objetivo

Qué las redes sociales crean necesidades ya os lo he dicho más de una vez, pero que si además estás embarazada se convierte en todo un antojo, pues cierto. Cuando era propietaria de un bombo como una catedral se me puso entre ceja y ceja que quería tener una sesión de fotos preñi y otra de recién nacida. La cosa no pudo ser como yo quería,   y se me quedó clavada una espinita que con los meses se convirtió en una astilla porculera.  Para más enquiste tenía bastante claro quién me gustaría que nos inmortalizará bajo su objetivo. Aquella fotógrafa que estaba haciendo fotos de bebes chulísimas con mis compañera bloguera, pero claro estaba en Madrid y yo en Barcelona, esto iba a ser como montar un partido de champions. Misión peinetera coincidir con Violeta Rodríguez y su cámara fuera como fuera .

El caso es que el fuera como fuera ese tuvo demasiados factores extras que luego ni un Photoshop modo Presley podrían arreglar. Está claro o empiezo a asumir que a mí aunque los astros se alineen tiene que pasarme mínimo dos cosas peinetera o no soy yo. Pero la vida es una aventura y toca vivirla aquí va mi sarta de anécdotas para poder conseguir fotos tan chulas como esta de aquí abajo.

irati Sigue leyendo