Media docena

Hoy tecleo mi último post con este ordenador, y podrías ser cualquier texto pero he decidido que sea este, porque creo en los símbolos, en las primeras veces y en los detalles o recuerdos que para mucha gente son simples anécdotas. Este portátil lo compré estando embarazada de ti, con él abrí el blog y el ultimo post que voy a escribir con él es para ti.

Media docena

Hoy tecleo mi último post con este ordenador, y podrías ser cualquier texto pero he decidido que sea este, porque creo en los símbolos, en las primeras veces y en los detalles o recuerdos que para mucha gente son simples anécdotas. Este portátil lo compré estando embarazada de ti, con él abrí el blog y el ultimo post que voy a escribir con él es para ti.

El día que celebré

Desde que soy madre cumplir años es algo que pesa y que pasa rápido, pero cuando solo tienes uno esa velocidad va relativamente llevadera, pero ahora que tengo dos es muy rápido. Eso de tener un hijo mayor hace que días como hoy me pregunte ¿dónde están esos 6 años? que a mí me ha dado tiempo ni a contar. Es más, si me pongo a analizar profundamente los 30 fueron los últimos que festejé de una manera decente, tan decente que llegué a casa como los toreros a hombros 😉