Confesiones de una futura náufraga

Llevo semanas que comienzo este texto y lo dejo en el escritorio del ordenador unos días y termino finalmente por borrarlo. El caso es que hoy me preguntaba la razón de hacerlo y me queda clara. Me siento desnuda de alma al escribir esto y de pensamiento, pero al mismo tiempo pienso que a veces compartir tus sensaciones, tus miedos y tus anhelos son una manera de superar barreras y ayudar a otros a romperlas. Esa fue siempre  la esencia de mi blog y así quiero que siga siendo. Así que he decidido que hoy no levanto mi trasero hasta que termine la hoja y de a guardar.

Cierto es que quizás no sea el día para ponerme seria con eso de estar sentada, que desde mi experiencia familiar en bicicleta tengo las nalgas más doloridas que Induraín después del tour 😉

Delante del teclado una mujer de casi 40 años madre de 2 hijos relativamente pequeños a los que hay que alimentar, vestir, educar y dar techo. Qué después de sufrir un despido improcedente a causa de la maternidad y bien camuflado como ajustes de empresa,  ha vuelto a intentar volver al loco mundo laboral asalariado. Y sí, digo asalariado porque eso del “emprendiemiento” o ser autónomo de toda la vida, es para valientes, pudientes y soñadores. Yo de valiente tengo lo justo por no decir muy raspado, pudiente de kilos corporales es lo único de lo que soy rica y de soñar…pues deje de soñar durante años y hace 2 volví a medio hacerlo, pero no he conseguido volar sobre ellos sin darme leñazos contra la capa de súper woman.

Por lo tanto me he encontrado con  el maravilloso mundo laboral otra vez de morros y estoy literalmente acojonada, alucina y a veces hasta triste. Me he vuelto a enfrentar a hombres que me preguntan sobre mis aspiraciones, mis metas, mi pasado laboral nada emocionante, mis renuncias, mis títulos y luego por supuesto la edad de mis hijos, mi dedicación a ellos y algunos osado que no han visto mi edad me han preguntado por mi intención de seguir procreando. El caso es que he ido a todas estas entrevistas con un temple absoluto y en algunos antes  que me preguntaran he dicho eso de “soy madre de 2 peques y quiero seguir viéndoles la cara, conciliar y poder llegar a todo como he hecho siempre”.

Pero hoy quiero deciros que he llorado muchas veces delante de la pantalla viendo los requisitos exigidos y las condiciones ofrecidas. Qué he temblado de no tener capacidad de dar a un botón y decir me presento porque hemos creado un monstruo inglés que acojona a cualquiera y ya no me queda claro si soy junior, senior o milf, si soy office executive, manager, si conozco los tropecientos programas que solicitan y si seré capaz de responder a esa lista infinita de imposibles. Total que empiezo a mirar con cierta admiración esos puestos de servicios cotidianos como panadería, cafetería o tienda porque deduzco que no hay terminología que valga sino ganas de trabajar y que no se te caigan los anillos.

Pero a mí lo que se  me ha caído es  el alma pensando también en toda esa nueva generación que está buscando trabajo y que tiene que enfrentarse a puesto de competencias altas que las cumplen de sobra y  con unos sueldos irrisorios. Este país debe de ir viento en popa a toda vela, pero yo no termino de ver más que barcos que naufragan o sencillamente náufragos que sobreviven en islas bajo mínimos y sirenas imaginarias que ves saltar allá a lo lejos, esas que supieron soñar y volar. Mientras tanto seguiré achicando el agua antes que se hunda la barca y empezaré a remar hacia la primera isla que pille cerca, seguro que algún naufrago me inspira sobre cómo hacer para tener una modesta barca y seguir surcando mares.

Reinventarse o morir, enfrentarte a tus miedos, pensar en lo que puedes aportar y soñar por no volver a repetir patrones es algo a lo que me enfrento cada día desde hace unos meses y a veces, me siento pequeña. Recordar que estudiaste una carrera universitaria, de la cual eres capaz de recordad lo justo, que tuviste un postgrado y que la vida, la vida a veces te ciega y simplemente dejas de aspirar a sueños que la da la juventud. Ahora toca asimilar e intentar coser un traje que encaje sin que te lo tengas que hacer jirones. Y hoy me confieso con la esperanza de no ser la única sirena sin cola, con la esperanza de saber que no hay fuerabordas sino muchas barcas que navegan con una vela y que los cruceros pasan muy de vez en cuando y con un puente de embarque muy selecto.

*Las fotos de este post son de mi propiedad y cosecha.

39 thoughts on “Confesiones de una futura náufraga

  1. No sabes cómo te entiendo!!! Este post lo podía haber escrito yo perfectamente. Desde que me despidieron, cuando el Pelirrojo tenía 2 años, también encubierto por ajustes de empresa, solo he encadenado trabajos temporales, teniendo que pedir favores a mis padres y mi suegra para que se encarguen de los niños y a todas las entrevistas que he ido, pues ya revés puedes imaginar el resultado cuando se enteran que tengo dos niños relativamente pequeños…

  2. Da gusto encender el ordenador, ponerse el café y leerTE.

    A veces nos perdemos para reecontrarnos.

    Para atrás ni para tomar vuelo… súbete a la barca y navega….si te caes ¡volverás a nadar!

    y sabes ¡no pasa nada por intentarlo!

    Besotes desmadrosos maifriend y vivan los vientos del cambio

    1. Anoche recorde lo que me gusta un teclado y desnudarme ante él, pero esta vida de loca que llevo desde que decidí emprender me nubla demasiados las ideas. Creo que me apetece buscar un barco que tenga motor, debo de ser floja pero me he cansado de remar, al menos por ahora.
      Besos amiga en unos días cumplo 6 años de blog y me vienes a mi cabeza cada minuto

  3. Quien dijo que las fuerabordas o los cruceros fueran mejor que los barcos de vela? …suscribo a tu amiga desmadrosa, navega y disfruta el viaje. Ya sé que suena tópico, pero cuando no hay un rumbo fijo como mínimo habrá que mirar al horizonte 😉

  4. Como te entiendo, a mi me despidieron cuando me quede embarazada y luego solo trabajos mediocres y mal pagados porque soy madre y necesito conciliar…😡. La verdad es que a mi tambien me cuesta ver la luz. En fin mucho animo bonita 😙

  5. Soy otra sirena sin cola!!! Me despidieron con 42 años y por un problema de salud, despido enmascarado en la manida crisis… Dos carreras y un máster y sin que se me cayeran los anillos….
    Tremendo el panorama!¡! Y aquí ando, vendiendo fruta y con mucha honra…
    Ánimo!!!! Como ves no estás sola!!!

  6. Como te entiendo. En mis últimas entrevistas me han preguntado, que pensará tu marido si se tiene que hacer cargo de los niños mientras tu bo estás. Y tus padres?!? Si están jubilados, como les dejas a los niños, preferirán estar en casa que en la tuya. Pero lo mejor, es que al acabarse la ayuda he tenido que coger un trabajo a media jornada y me preguntaron en la entrevista, pero porqué quieres trabajar pudiendo estar en casa por el mismo dinero!!!!!!! Creo que todo esto desmoraliza, unido a la nula conciliación es lo que nos convierte en náufragos, es no saber hacía donde ir

    1. Exacto el problema es que las medias jornadas tampoco compensan o no llegan a lo necesitado, es un mundo loco el que nos toca navegar y el mar a surcar a veces se pone bravo para tan poca barca. Ánimo

  7. Por aquí otra sirena… Con 40 años y con la barriga de 42 semanas a mi casa con un ERE, donde tenía ya un enano de 3 años… Desde entonces las entrevistas solo me hacen llorar, o demasiado preparada o demasiado no-joven, notas la cara de espanto cdo pronuncias la palabra niños y sus edades, sueldos para morirte de risa con 15 años de experiencia, carrera y postgrado… Preguntas como si mi marido trabaja y está bien posicionado… En septiembre se me acaba el paro y voy camino de los 42 y aquí mi mensaje: “profesionales” de RRHH a partir de los 40 seguimos sabiendo trabajar, seguimos siendo productivas y ser madre no es el apocalipsis, por favor, contengan las ganas de levantarse a mitad de entrevista.
    Te agradezco infinito que hayas hecho público tu sentir y por lo que estás pasando, pq somos muchas en la misma situación y a lo mejor no escondiendonos conseguimos que la sociedad se de cuenta de su error. Un achuchón enorme dsd Bilbo!!

    1. Yo creo que además a parte de poder seguir currando a los 40 venimos curtidas de muchas vicencias tanto profesionales como personales que hacen que sepamos encauzar muchas cosas y que leches, con el sistema de seguridad social que hay en este país nos quedan años por trabajar si queremos cotizar para la jubilación.
      Gracias por tu palabras y muxu para bilbao

  8. Cariño. El ejemplo del naufrago me gusta. Suelo decirles a mis alumnos que en la vida no vamos en un barco a la deriva sino que hay días de duras tormentas que nos hacen zozobrar y otros en los que la mar está en calma, podemos respirar el aroma del salitre y alzar la vista para ver el sol. Yo dejé mi trabajo para poder guiar mi vida y cuidar de mis hijos. No hay día fácil, te lo aseguro. Es más hay días en los que caen tormentas en mi barco y no se si seré capaz de salvar las velas. Pero todo pasa. El cielo vuelve a ser azul y el sol vuelve a brillar. Y tú desde tu barco, con o sin brújula, encontrarás tu camino. Te lo hice el maestro Yoda que te quiere desde este lado de la Galaxia.

    1. Maestro Yoda creo que he quemado cartuchos y estoy un poco quemada, asi que me apetece aparcar la barca o la menos intentar ponerle motor porque por ahora no puedo remar más…sobre todo porque en la cabaña de mi isla ya hay demasiadas goteras y volveré a ver el cielo azul pero ahora tengo que ser realista.

  9. Madre mía, es que has tocado taaantos temas…
    Durante una época en la que intenté mejorar mis condiciones laborales, en todas y cada una de las entrevistas salía el tema de los hijos. Y en ese mismo instante, sabía que acababa de perder el trabajo, porque nunca he escondido que pretendo ser trabajadora y madre presente al mismo tiempo. Una utopía en nuestra sociedad, con los horarios infinitos que hacemos, y con el poco valor que le damos a la parte de la población que no genera dinero (léase niños y mayores).
    Y desde luego, tener un título universitario y capacidades y habilidades que no necesariamente quedan plasmadas en un título, no es garantía de nada en absoluto. Hoy leía en una revista de mi sector que hay un excedente de 10.000 profesionales en el país, más todas las promociones salidas entre 2015 y 2017, unos 4.000 graduados más.
    Por no hablar de que, en una ciudad como Barcelona, donde el alquiler medio viene a ser de unos 800-900 euros al mes, a ver quién el es guapo que vive con un sueldo mileurista.
    En fin, que es un problema social y generalizado, y mucho hay que bregar para que las cosas cambien.
    Desahogo aparte, jajajajaja, muchos ánimos! Yo llevo tiempo dándole a cómo emprender y me parece una hazaña titánica lanzarse a ello, ojalá en tu caso acabe dando sus frutos y puedas vivir de eso.
    Besotes!

    1. Ay que comentario, estoy de pie haciendo palmas con las orejas, no sé puede decir más clarito y has hablado de todo aquello que ni siquiera aún he comentado, la calidad de vidad en algunos lugares, esos alquileres prohibitos con familias mileuristas en fin ver para creer….
      Besos

  10. Apoyo a todas, eres más valiente de lo que te crees, lo hemos visto con tus mareas y tus posts y yo lo poco que te conozco lo se, lanzate , sino lo intentas no sabrás si puedes y lo del mercado laboral es así , por desgracia, yo sigo opositando pero he tenido unos meses malos con mi padre enfermo y he parado Todo, hoy mis jefes me han dicho después de 14 años que me he revolucionado y no es eso es que estoy hasta los mismísimos ovarios pero no me atrevo a hablarles de acuerdos lo que se es lo que no quiero y es seguir asi, deberíamos saltar y quitarnos los miedos, un besazo y siento el rollo

  11. Escribir todo lo que uno piensa, o desnudarse de emociones sola o con más personas, hace que sea más fácil lo que una está pasando. Nadie dijo que la vida iba a ser fácil, pero ¡bien merece la pena y la gloria vivirla!

    La vida es una constante duda entre lo que hacemos y dejamos de hacer, si lo estamos haciendo bien o no… muchas veces yo también tengo muchas dudas y preguntas, pero sí puedo decirte que la vida, los años, te dan respuestas a todo… hay mareas, fases, momentos en los que agarramos lo que venga con más fuerza y otros en que lo vemos todo cuesta arriba.

    Y quizás la duda persistirá cuando vuelvas a enfrentarte a entrevistas, preguntas o a tus propias dudas. Pero sólo puedo decirte: Mira lo que has conseguido hasta hoy (y es muchísimo): conectar con muchas personas con tu blog, llegar a personas que te leen y se identifican contigo, la bonita familia que has creado y que estás criando, y que seguir siendo una guerrera diaria, te hace fuerte y valiosa, aunque ahora no lo veas.

    Los 40 te “mueven” internamente, porque empiezas a ver todo desde otra perspectiva. Ese momento te llegará. Para atrás ni para el impulso, cuando menos te lo esperes, todas las piezas encajarán.

    Un beso desde Huelva. Nos vemos en Instagram 😉

  12. ¡Cómo te entiendo! Da vértigo… Y eso que yo debo decir que, visto lo visto, me siento afortunada.
    A punto de soplas 35 velas. 2 niños. 9 y 7. Uno de ellos recibe terapia 2 veces por semana. Terapia para la cual el mes pasado, por fin, después de un año pagándola de nuestro bolsillo, nos ha llegado el dinero de la beca que solicitamos en septiembre.
    Trabajo a media jornada. 4 horas, mientras están en el cole. Con lo que terapia, extraescolares, y demás, me puedo encargar por la tarde sin delegar en nadie.
    Julio y agosto al paro (me compensa más que pagar un campamento o a alguien que les cuide por mi), y Navidad igual. Total: trabajo 9 meses al año.
    Si tengo que faltar (consulta médica, reunión, lo que sea) jamás me han puesto un “pero”. Si puedo, recupero esas horas antes o después.
    No siempre puedo delegar en otras personas (padre, abuela, tío) ya que también trabajan.

    Con mi pequeño sueldo cubro algunos gastos fijos mensuales, pero aún así vamos ahogados. Los meses que hay algo “extra” (algún seguro, impuesto de circulación, cambio de ruedas al coche…), y casi todos los meses hay algo “extra”, hacemos malabares con las orejas.
    Aún así, viendo cómo está el percal y la situación de otras mamás amigas, puedo darme con un canto en los dientes.
    ¿En qué otro trabajo podría estar con las mismas condiciones?
    Teniendo en cuenta que vivo en un pueblo que no supera los 5000 habitantes, y donde el tema laboral está fatal, repito: me siento afortunada.

    ¡Ánimo! Espero que encuentres un pasaje pronto 😉

    1. Te sientes afortunada y lo eres, pero así y todo si miras tu historia con análisis tienes que hacer toda una renuncia y puzzle para poder encajar tu vida familiar y laboral.Me alegro infiníto que os hayan dado la beca.
      Un abrazo

      1. Totalmente de acuerdo: renuncia, puzzle, malabares… Y la eterna sensación de no llegar a todo (con su correspondiente sentimiento de culpa).
        La pena es que esto sea “lo normal, lo habitual”. Y que haya que decir aquello de “que me quede como estoy 🙏”.

        Un abrazo para ti también.

  13. Que te voy a contar que tu no sepas, ser mujer, madre y mayor de 35 es en este país una putada como una casa, da igual el sector, da igual la formación, da igual la experiencia, da igual si puedes echarle 50 horas semanales que estás jodida. Lo del emprendimiento como bien has dicho es para algunos pocos privilegiados que no necesitamos un sueldo fijo todos los meses, porque esto es una montaña rusa. Ánimo y ya sabes donde estoy.

    1. Estamos en un país donde las cosas no están fáciles o así lo veo yo y donde emprender podría ser mejor si se mejoraran algunas cosas que no se hacen. Hoy he conocido otro caso de una autonoma que después de 14 años ha decidido cerrar chiringuito y ser asalariada y volver a tener vida. Tal cual…
      Besos

  14. ♫ Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar ♫

    Intentar reinsertarse es todo un trabajo, a pesar de todas las adversidades creo que somos personas privilegiadas que hemos podido acumular recursos (me refiero a aprendizajes, relaciones y redes) y que encontraremos el lugar adecuado para poder utilizarlos. Tal vez sea un emprendimiento, tal vez sea en los “ratos libres” de un trabajo con horarios, tal vez sea aquí, tal vez en otro lado, pero será, porque no sabemos hacerlo de otra manera… adaptarse es una cosa, conformarse es otra muy diferente.

    Por cierto, a partir de los 40 los contratos fijos son bonificados… eso es mucho más ventajoso que tener 39, ande va a parar! xD

  15. Ya echaba yo un poco de menos estos post tuyos de arqueóloga, en los que te pones a escarbar hacia dentro, hacia lo profundo, para sacar a relucir esos cofres que esconde tu interior, llenos de vete a saber qué, como las empenadillas de la suerte de los chinos: -“Hoy toca amor, hoy toca angustia, pero siempre producto 110% sincero, genuino y valiente…”-

    Como sabes, son estos post los que en su día me encandilaron de tu casa, los que me siguen atrapando cada vez que revoloteo, y los que me invitan a arrancar un puñadito de letras de mi teclado para compartirlas contigo y lanzarte desde aquí un castizo “olé tú” por un atrevido relato siempre bien construido y a la vez conmovedor y agitador. Marca de la casa, como siempre.

    ¡¡Ánimo y tesón con los curros, querida amiga…!! No puedo decirte más. 😉

    1. Lo sé compañero y sé que son los que gustan pero también te seré sincera, por ahora de ellos no vivo los otros me dan alguna cosa y cierto es que también me gusta compartir mis descubrimientos. Pero me estoy proponiendo ultimamente volver a publicar estos tesoros para que disfrutemos todos. Sabes que pasa que las redes sociales son muchas y no puedo ir haciendo de arqueóloga en todas, pero prometo recordarlo.
      Un abrazo

  16. Ay, Qué te puedo decir. Solo que lo estás dando todo y cuando eso pasa la vida termina devolviéndotelo. Estoy segura. Tardarás una semana o un mes pero nunca, nunca, te des por vencida. Sé lo que se pasa intentándolo una y otra vez pero también sé que se puede conseguir. Y tú vas a hacerlo. Y va a ser este año. 2018 estará lleno de buenas noticias.

  17. Todo ya te lo he dicho en el comentario del post de Facebook, te entiendo perfectamente.
    Y, ¿sabes qué? Que seguro que llegaremos a buen puerto, de una forma u otra, con tormentas y solazo. Eres luchadora y aunque haga falta caer para levantarse, lo harás con más ganas y fuerza.

    Besos.

  18. Hola guapetona!!! Te entiendo perfectamente porque yo he pasado por una situación similar, hace 7 años me despidieron de mi curro porque la empresa cerró por la crisis, y de repente te ves como huérfana porque te falta el curro en tu vida, pero hacía poco que habíamos abierto la tienda online así que me aferré a ser emprendedora al 100% lo cual en este país suele ser bastante duro y difícil pero dicen que la vida es para los valientes y hay que serlo, mientras seguía echando currículums pero en un época de crisis pocas ofertas había de lo mío y las que había si me llamaban a la entrevista por desgracia en cuanto podían me preguntaban si tenía hijos y decía que tenía una hija de 2 años y medio, sabía que por desgracia en este país eso es como autoeliminarte para el puesto, en fin por no hablar ya de los sueldos de miseria con horario infinitos, en fin que llegado un punto en que como bien sabes no salió bien lo de la tienda online y tuvimos que cerrarla, decidí que mi barco de vela que había pasado varias tormentas, tenía que cambiar de rumbo, así que decidí embarcarme en la aventura de opositar en algo que, aunque no estuviera relacionado con mi carrera de Ingeniería sabía que podía ser una buena opción en la que el horario permite conciliar y en donde no te cuestionan que tengas que pedir un permiso para llevar a tu hija al pediatra, así que sabía que era un reto muy difícil y que me iba a suponer un gran esfuerzo ponerme a estudiar leyes y temas que hasta entonces desconocía pero decidí ser valiente y por supuesto con el apoyo de mi pareja y también de mi hija que me anima, apostar por esta opción y al menos intentarlo, y aquí ando con 41 años y desde finales de noviembre trabajando como interina en la administración, ya que aprobé un examen que convocaron para bolsas de trabajo y lo aprobé con buena nota, y siguiendo estudiando para intentar sacarme una plaza fija. Así que después de este rollazo que te he metido resumiendo mi vida laboral de estos últimos años, solamente me queda decirte que tu esfuerzo y empeño se verá recompensado puede que tarde un mes o meses pero al final cuando alguien pone tanto empeño en algo se le tiene que ser recompensado no sé si como emprendedora que ya es ser una persona muy valiente o en otro ámbito laboral pero llegarán las buenas noticias y tu barco tendrá un rumbo. Te deseo mucho ánimo y mucha fuerza y decirte que no desfallezcas porque sé que al final tendrás tu recompensa. Un besazo y un abrazo!! 😘😘😘

    1. Me he emocionado leyendo tu relato, porque he conocido parte de tu caso de cerca y no paro de pensar que España no es país para emprender y que mucha gente termina cambiando el rumbo de sus barcos para sobrevivir. Me algro que hayas conseguido tu plaza y muchas gracias por contar tu historia

¡No te cortes, déjame un comentario!