La Manada, mi salvación

 A neskatilla le queda un escaso mes para terminar con una experiencia de crianza muy especial, en la cual hemos aprendido las dos y hemos podido compartir una manera diferente de conciliar la vida.

 Quería hablaros sobre ello en el blog, pero no me alargaré ya que he tenido la suerte de poder aportar mi experiencia en una entrevista que me han hecho para  la publicación digital Bebes y Más. Antes de poneros el enlace para que lo leáis y os enteréis, os quiero hacer un pequeño resumen de lo que ha supuesto para mí una elección en la crianza de mi segunda hija.

©violetarodriguez-67

Neskatilla desde el  primer momento que apareció  en mi vida, es decir al mes y poco de estar en mi tripa me dejó claro que con ella todo iba a ser diferente quisiera o no, y así ha sido. La primera vez que nos tocó separarnos por mi trabajo lo tuve claro quería que alguien cuidara de ella en casa y tuve la suerte de poder contar con alguien que ya había formado parte de la vida de su hermano. El problema vino después, yo no quería guardería o no lo que yo había vivido como concepto de guardería con el monillo.

Por supuesto volví a intentar entrar en la guardería pública por economía y por instalaciones, pero señores en esta ciudad tener plaza en la guarde pública es casi un milagro.  Justo en ese momento decidí optar por una alternativa que en Europa se estila bastante, la denominada  “madre de día”. Señores, solo puedo decir que suerte ha tenido mi hija y nosotros, este curso ha sido una experiencia única, donde ha primado el amor, el respeto y la conciliación para todos.  Neskatilla ha estado en un ambiente maravilloso, con una persona que se ha encargado de velar su escaso sueño, de curar esa piel que nos tuvo un mes loco, de jugar, de dejarla experimentar pero sobre todo de respetarla, guiarla y cuidarla como si fuera suya.

Dejarla con Ester no ha supuesto ninguna sensación de separación o abandono, es más nunca me había sentido tan bien como hasta ahora. Por no decir el golpe que supuso mi paro y como pude afrontar todo y amoldar todo a nuestras nuevas necesidades.  En fin, el año que viene por circunstancias varias no podrá ser y solo sé que mi hija se lleva una experiencia única para toda la vida, que la tribu es aquello que te pone la vida en tu camino para criar a tus hijos en la mejor compañía y que conciliar es poder tener cada uno su espacio y su tiempo pero con alegría, armonía y mucho amor.

Os dejo el post con el que he colaborado en Bebes y Más, y aprovecho para agradecer públicamente a la madre de día de mi peque porque haberme reconfortado, ayudado y enseñado que en la vida hay más opciones que las preestablecida.

Entrevista en  Bebes y Más

*Foto del post de Violeta Rodriguez

6 thoughts on “La Manada, mi salvación

    1. Pues que sepas que me plantee la guarde del bichito pero me queda un poco lejos me supondría una conciliación regulera, en principio esto en lista de espera en una guarde del barrio de toda la vida que las instalaciones son muy escasas pero la atención me pareció ideal. Pero vamos entre tu y yo ando yo muy tranquila y no tengo nada seguroooooooooo

¡No te cortes, déjame un comentario!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.