La vida con color, siempre es mejor

Dicen que ha llegado la primavera y yo lo he celebrado de manera artística. Hace unos días decidí salir de mi rincón de trabajo para desconectar por unas horas y asistir a un taller diferente donde recargar energías. Lo que no sabía era el reto que me esperaba en forma de libro y de mi ciudad soñada.

Me encaminé rauda y veloz en mi moto hacia el centro de Barcelona para estar puntual en el maravilloso invernadero que tiene la Casa del Libro en Rambla Catalunya, allí Ale Samaniego y su equipo tenían todo preparado y personalizado.

He de reconocer que al ver los lienzos me entro un gusanillo especial, porque aunque no sea una gran artista, sí que es algo que desde pequeña alguna vez que otra he probado . Es más,  llegué a tener en la buhardilla del caserío mi caballete y mi maletín de pinturas. Mientras llegaba el resto de compañeras aproveché para desayunar, pero no de cualquier manera sino con el increíble y siempre rico catering de “Con V de vero”. Además habías sus “book cookies” lo que me supuso investigar para conseguir otra más. Sí claro yo en casa no puedo llevar algo para uno y no para la otra, y la galletas de Vero son mucha galleta.

Llegó el gran momento y  Ale nos presentó a los chicos de Salir con Arte y nuestro reto del día. En aquel momento pensé que aquello no iba a ser tarea sencilla, esa gente venía con un propósito arduo complicado. Creo no haberos comentado que el taller era para presentar la primera novela de Jean-Gabriel  Causse que ha editado Grijalbo, El día que amaneció sin colores. El escritor es publicista y ha querido mediante esta obra transmitir la importancia del color en nuestras vidas, que no sean para todos iguales, sino que cada uno sepa cual le aporta más allá de lo esperado o estandarizado en la sociedad. Creo que tiene un poco de mensaje estilo mindfulness así que he comenzado a leerlo, y en cuanto tenga veredicto os digo algo en instagram.

En fin  al lio, la portada del libro está inspirado en mi añorado y soñado Paris (sí, con 40 años y aún no lo conozco) quizás pueda usar eso como excusa para argumentar mi versión del cuadro. La gente de salir con arte y toda su paciencia consiguieron que las allí presentes hiciéramos réplicas de la portada. Eso sí libertad creativa total y menos mal, porque entre mi puntillismo, mi poca visión espacial y la presión de tener al lado a la bisnieta de Van Gogh (María José Cayuela) lo mío quedó…que si pongo el nombre de  mi hija de firma cuela fijo.

Pero sabéis qué, me reí un montón, di rienda suelta a mi imaginación y por momentos y mirándolo de lejos hasta parece un primo cercano de la portada.  Además estaba siendo una semana heavy de trabajo y tomarme unas horas para desconectar de lo cotidiano fue un soplo de aire y color.

This slideshow requires JavaScript.

Me quedo con la cara de neskatilla al ver el cuadro, su pregunta de si llovía cuando hice el arcoíris porque está a puntos y no se ve la línea intensa, su cara de emoción de saber que por un momento he sucumbido a su gran pasión. Y por supuesto todos vuestros comentarios graciosos en instagram a mi particular torre Eiffel. Solo sé, qué probando se aprende, que el color es aquel que te hace ver la vida menos gris, que el arcoíris sale porque aunque llueva sigue el sol y que la vida  con sueños siempre es mejor. Paris, algún día te fotografiaré con color o sin él.

*Las fotos del post  son de Verdmint

*Sello Peineta: evento modo on

6 thoughts on “La vida con color, siempre es mejor

  1. pues me ha encantado, el post y tu dibujo, y como loca de la lectura y la cultura, me ha parecido una idea genial unir arte y lectura, tengo entre manos un proyecto cultural por lo que me muero de envidia sana con la oportunidad que has tenido

  2. Un post muy chulo! Y si que es verdad que la vida con color es mucho mejor, pero tenemos que lidiar a veces cuando no hay color para sacarlo

  3. Muy chula la idea de fusionar en lectura y arte en la presentación de un libro. A mi el tema dibujar y pintar se me da fatal, así que tu dibujo lo veo bastante bien teniendo en cuenta que pintar la torre Eiffel es difícil. Por lo que te conozco sé que París te encantará, yo he estado dos veces y si pudiera ir una tercera no me lo pensaba me iba ya mismo. Un besazo guapetona!!!

¡No te cortes, déjame un comentario!