Una alfombra con poderes mágicos

Este post podría comenzar con la canción e gabinete caligari de fondo con la letra cambiada a: la culpa fue de la alfombra, que me lio la cabeza…Esa soy yo señores, una persona con tendencia a complicarse la vida, pero ahora puedo decir que ha valido la pena.

Cuando me ofrecieron la colaboración con la marca Lorena Canals pensé que mi casa no estaba diseñada para esas alfombras tan molonas, y en  lugar de chutarme dos fotos en el salón de postureo limpio, decidí seguir con esa línea que me he marcado de tu sé sincera y real Nerea. ¡Pues  ea! la realidad ha supuesto dos cambios de habitaciones, cambio de decoración y reorganización de espacio. Si eso no es tener poderes ya me diréis 😉 .

La alfombras de Lorena Canals tienen unos diseños muy especiales, me parecen que hay para todos los estilos y gustos, pero sobre todo lo que me parece total para gente como yo es que se puedan lavar en la lavadora. ¡Ay! sí como lo leéis, en la lavadora de casa sin tener que ir a lavanderías, gastos extras y de una manera fácil y sencilla.

En el momento de elegir las alfombras tiré de mi hijo mayor que me sorprendió de una manera grata con la elección tanto para él, como para su hermana. Yo no era muy partidaria del rosa pero el modelo hippy que eligió para neskatilla encajaba con los colores de su pared muy bien. Ahora tocaba esperar el momento perfecto, que ha sido el de cambio de cuna a cama de neskatilla.

Como veréis los cambios han sido sencillamente evolutivos, pasar de una cuna a una camita, exactamente la de su hermano que he reciclado usando chalk paint y pintando algún detalle. Deshacernos del cambiador y optar por un baúl de almacenaje que también hace de apoyo para cambiarla.

Luego sencillamente cambiar algunos elementos de lugar, combinar los colores y tonos dentro de mis posibilidades, confieso no ser ninguna artista en el tema, pero empeño le he puesto un rato. Y rematar la faena poniendo nuestra alfombra mágica.

Alfombra que termina de vestir y de dar un toque cálido y chulo a la habitación de la peque, con una textura que da gusto pasear por encima descalza, donde cualquier mancha no me altera porque sé que cuento con la lavadora. Un toque sencillo que hace que toda una habitación cobre sentido y armonía.

He de decir que me encanta entrar en la habitación de la peque y observar cada detalle que antes había pero que ahora con el cambio de sitio veo más, como su percha de árbol, los cojines o el bote de cola-cao gigante que tuneamos con chalk. Por no hablar de todas las bolsas de almacenaje chulas que nos mandó tallytate en tu día y tan bien lucen ahora.

Os voy a confesar un secreto, estoy sorprendida del resultado ni yo misma confiaba en mi sentido cromático pero las cosas con cariño y esfuerzo salen. Eso sí, la alfombra que me tiene loca es la del monillo, pero hasta que termine su habitación os toca esperar un poco, pero prometo enseñaros todo por aquí. Mientras tanto os animo a pasaros por la web de Lorena Canals y volar con alguna de sus alfombras que tienen poderes únicos ;-), además tienen rebajas.

*Este post es una colaboración en especies.

*Las fotos de este post son de mi propiedad.

 

10 thoughts on “Una alfombra con poderes mágicos

  1. Ya puedo comentar, gracias¡¡¡. Bueno ya sabes que las alfombras de Lorena me chiflan, el único problema que veo es que es imposible decidirse por una. Me puedo pasar horas mirándolas y es que son todas tannnn bonitas.
    Y lo de la lavadora es que es un puntazo porque con dos niños ya sabes, lo de que se mantengan limpias mucho tiempo es misión imposible.
    Te ha quedado super bonita la habitación.

  2. El otro día no me dejaba comentar…Te ha quedado súper chula la habitación de la peque…Estás hecha una artista del chalk paint y del bricolaje. Las alfombras de Lorena Canals son súper chulas y lo de que se puedan lavar el la lavadora es genial.

¡Vamos dejame un comentario!