VIAJAR EN COCHE CON NIÑOS, y no morir en el intento

Si hay algo que he hecho durante mi vida en vacaciones son kilómetros y kilómetros de coche. Cuando llegaron los peques me asusté un poco al principio por todo lo que había oído y leído sobre viajar con niños, pero mi hijo mayor fue y es un bendito tesoro para viajar. ¡Ojo! Eso no nos excluye del típico ¿Cuanto falta para llegar? De modo repetitivo y constante aunque con casi 8 años empieza a conocer bien las distancias y horas que nos separan de nuestros destinos habituales. Pero entonces, llegó neskatilla y descuadro la ecuación por completo.

Ya sabéis eso de: bueno salimos después de comer o temprano o de noche “para que duerma”. Grosso error los gen búho de pura cepa no duermen ni en el coche. Aún recuerdo la cara de mi padre cuando con solo 3 meses nos vio bajar del coche con cara de ictus, diciéndole no ha dormido nada en las 6 horas del trayecto. En ese justo momento, lo que menos te esperas es que tu padre te diga si quieres ir al supermercado con él. Pero desde que tengo mis hijos cada vez que viajo al norte mi padre se dedica en cuerpo y alma a nuestro acogimiento. Me lleva al súper de referencia para poder comprar “las pijadas “que necesitan tus hijos, léase papillas, leche adaptada…me suele sacar una sonrisa porque me doy cuenta lo entregado que es como abuelo , es más le puedo mandar por wassap todo, que se lo curra para tenerlo a nuestra llegada.

Pero esta vez había truco, mi padre que se sabe todas las ventajas económicas de las tarjetas de puntos y parecida (nunca me había percatado hasta escribir este post pero se las sabe todasJ), me quería enseñar lo bien que me iba a  venir ir con él a hacer la compra para pagar con las tarjeta de Eroski . La frase fue fácil: pagas en el norte comida y disfrutar de gasolina en el sur. Me pareció un puntazo y más cuando cada verano viajamos precisamente de norte a nordeste y de sur a norte, y que leches cualquier ayuda en lo que ahorro se refiere viene bien, que yo siempre he oído esa frase en casa de “ a mí nadie me regala la gasolina” pues ahora parece que un poco sí 😉

Bueno ya tenemos puntos para gasolina así que seguimos con el viaje. Tengo que decir que a pesar de ser bloguera no suelo tener mucha costumbre de leer post sobre consejos para viajar con niños, en cambio luego suelo recibir muchas preguntas sobre ello. Así que si tuviera que destacar algunos son los blogs que dan muchas ideas sobre viajar con niños, destino y actividades.

Yo por mi parte os quería dar cuales son mis pequeños trucos, ideas y puntos que tengo en cuenta a la hora de hacer más de 2000 kilómetro cada verano. A parte de hacer parada y fonda en algún momento en casa de los abuelos para recuperar energías. Mis imprescindibles son:

1-Llevarles con ropa cómoda y fresquita si es verano y por consiguiente cortinillas para el sol en la ventana.

2- DVD o tablet con películas o música.

3-Juegos para el coche, este año mi top ha sido un juego de cartas que localicé en Bateau Lune  que nos ha dado muchísimo juego para toda la familia. Pero aparte suelen llevar algo para colorear, o libros o algún juego fetiche que tengan.

4- Agua fresca  y alimentos varios, en este caso suelo combinar este punto con el hecho de gasolineras o áreas de servicio.

5- Paradas técnicas de calidad, en este punto lo enlazo con el anterior e intentamos parar en las que conocemos y sabemos que están bien montadas para los peques. Por ejemplo cuando vamos a Andalucía nuestra elección son las estaciones de servicio de BP  porque hay muchas en nuestro recorrido habitual. Y mientras el padre reposta, yo recargo víveres y evacuamos…

6- Intentar cuadrar las horas de siesta o sueño para adelantar kilómetros y no parar, es decir si son las 13 y se duermen no paro a las 14 a comer, aprovecho hasta que aguanten dormidos sobre todo si coincide con núcleos de tráfico frecuente.

7- Extra de este año, estábamos en plena operación pañal, así que opte por ponerle unos pañales de tipo training que ella piensa que son braguitas por si había algún escape inesperado, o momento no apto para parar en plena ruta.

Bueno espero que os haya servido de ayuda y que de camino me digáis algún truco, juego de coche, tarjeta de puntos increíble y todo aquello que pueda tener en cuenta para mi siguiente desplazamiento y mejorar lo habitual.  Porque viajar con niños es viajar con espíritu,  mucha paciencia y coches llenos de migas de gusanitos 😉

*Enlazando por asteriscos*

2 thoughts on “VIAJAR EN COCHE CON NIÑOS, y no morir en el intento

  1. Yo es que en esto lo tengo bastante fácil, porque tengo niños marmota. De seis horas de viaje pueden dormir 4 y media perfectamente. Tuvimos una época dificil con Diego porque se mareaba, pero en cuanto conseguimos un jarabe que le sentaba bien, se acabaron los problemas.
    Los ratitos que no duermen, les gusta mucho ponerse cascos para escuchar música y también juegos de tipo multiplicaciones o capitales del mundo.
    Me encanta lo de parar en gaolineras conocidas, siempre que podemos lo hacemos.

¡No te cortes, déjame un comentario!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.