NO SÉ HASTA QUE PUNTO COMPENSA

Este es un post personal que quería haber escrito antes de finalizar el año pero claro era pedirle peras al olmo. Pero bueno nunca es tarde si la dicha es buena. Llevo tiempo recibiendo un tipo de mensaje en redes sociales que me causa cierta preocupación. Principalmente porque tengo la impresión que el concepto trabajar en casa está sobre valorado.

Muchas mujeres me escriben preguntando si puedo darles ideas de trabajos para poder trabajar desde casa y así poder conciliar. Y os prometo que la pregunta me queda cuanto menos grande. Primero porque quizás no está bien planteada, segundo porque trabajar en casa no es tan maravilloso como puede parecer y tercero porque el nivel de conciliación en este país sigue siendo penoso. Es verdad que las nuevas profesiones digitales han facilitado el teletrabajo pero tampoco son siempre la panacea. Pero quizás lo complejo para mí es decir a alguien que puede “ser” o  “de qué” trabajar.  Es como si mi respuesta fuera vale mira sé community manager, copywritter, generador de contenido…no sé digo yo que tendrás que tener conocimientos previos o un perfil propio a la hora de hacer un trabajo. Si hasta ser madre has sido contable en una banco, no vas a ser de la noche a la mañana copywritter por trabajar desde casa o quizás sí. Ojo, yo soy la primera que me he reinventado pero quiero decir que el objetivo no tiene que ser trabajar desde casa, sino trabajar en algo que te guste y que te aporte. Cuento esto porque soy la primera que busco una media jornada o completa para pagar facturas y sé de lo que hablo, al final pasa una factura más grande de la que pagas.

Aclarado este punto, desde mi experiencia trabajar en casa tiene cosas muy positivas pero también otras negativas que pueden afectar a tu vida personal, rutinas y hábitos. Es por esto que es muy importante tener algunos puntos bien definidos y he pensado que me hace ilusión que tome parte en este post alguien a quien aprecio mucho y que lleva años trabajando desde casa.  Os presento a Herminia compañera traductora y excelente copywritter que os va dar su versión.

Gracias, Nerea, por dejarme un trocito de tu espacio virtual para explicar lo que realmente significa trabajar desde casa desde mi propia experiencia.

Lo primero que debo deciros es que yo no soy una de esas madres reinventadas que decidió se vio obligada a dejar su trabajo por cuenta ajena a raíz de un embarazo o una maternidad. Yo trabajo desde casa desde 2005, año en el que me licencié en traducción e interpretación (sí, como la señora que suscribe este blog). Solo trabajé un mes en oficina “cara a cara” con mi jefe y dije que “nunca mais”.

No os voy a mentir, cuando eres soltera y no tienes hijos, trabajar de casa es una auténtica maravilla si sabes encontrar tus momentos también de ocio y socialización con la gente “normal”. Pero… cuando eres madre, todo cambia.

Trabajar desde casa siendo madre tiene sus cosas buenas, pero no es oro todo lo que reluce o lo que os quieren vender en las mil y una ofertas de “trabajo desde casa” que puedes encontrar ahí fuera.

Ya escribí sobre este tema en mi blog, sí, yo trabajo desde casa y sí, llevo a mis hijos a la guardería desde que tienen 8 meses. ¿Por qué? Pues precisamente porque trabajo y, como tú que trabajas por cuenta ajena, tengo que buscar canguro cuando se ponen enfermos, cuando es fiesta de libre elección (esas que nos gustan tanto a los padres) o cuando llega la época vacacional.

Sí, puede que tenga más facilidades esos días en los que yo no tengo trabajo o me lo puedo combinar para trabajar por la noche cuando todo el mundo duerme, pero el problema REAL es el de la conciliación y ese, señoras, no se soluciona trabajando en casa.

Sí, en verano puedo pasar más tiempo con mis hijos, pero muchas veces ese tiempo no es tiempo de calidad, son momentos de estrés en los que no puedo estar al 100% por ellos ni por mi trabajo y eso acaba afectando muy negativamente a mi salud mental.

Da igual si trabajas como traductora, copywriter, asistente virtual o community manager; tienes que trabajar y, si un día no puedes cumplir tus horas de trabajo por el motivo que sea, una de dos, o trabajas por la noche o antes de que amanezca, o no cobras.

Y aquí viene el siguiente tema del que me gustaría hablar; para cobrar por un trabajo, tienes que haberte formado para ejercer de ello. Por el simple hecho de saber inglés, no puedes trabajar como traductora, por el simple hecho de que te gusten las redes sociales, no puedes trabajar como community manager… Fórmate primero y luego plantéate el trabajar desde casa.

Pero cuidado, si quieres trabajar por cuenta propia desde casa (quién dice casa, dice coworking, despacho, lo que sea), aquí el término clave es “por cuenta propia”, prepara el bolsillo para hacer frente a todos los gastos que esto supone: impuestos, cuota de la Seguridad Social, inversión en equipo, formación, etc.

Desde el punto de vista económico, lo peor de trabajar por cuenta propia es sin duda la incertidumbre de cada mes, el tener que desdoblarte en múltiples personalidades para poder ejercer de copywriter, contable, gestora de recursos humanos… Eso sí, acabas sabiendo un poco de todo y eso nunca viene mal.

Dicho esto y después de haber soltado mi pataleta, debo decir que, a día de hoy, yo no cambio por nada del mundo el trabajar desde casa; prefiero trabajar a horas intempestivas por la noche a no poder pasar las tardes con mis hijos o poder ir a ver sus funciones escolares. Sin embargo, dejadme que os recuerde que trabajar por cuenta propia no es la solución al problema de la conciliación; solo lo “suaviza” en algunos casos.

Hasta que no exista una ley que permita la conciliación real sea cual sea nuestro tipo de trabajo, nos tocará seguir haciendo malabares independientemente de si trabajamos por cuenta propia o por cuenta ajena.

Mientras te leía amiga iba afirmando con la cabeza. Somos dos casos diferentes de trabajar en casa y dos experiencias muy dispares. Yo agradezco estos años de poder haber estado “presente” de alguna manera en la vida  de mis hijos ,que de otra manera no hubiera podido. Pero necesito una estabilidad económica que no me da mi casa, un espacio fuera de la rutina y al mismo tiempo poder disfrutar de ese trabajo como disfruto de este. Eso sí, tengo 41 años y dos hijos y soy mujer, en este país nos queda tanto por caminar que aún me tocará seguir reinventándome.

Espero que este post os sirva para ubicar realidades de mujeres, trabajos desde casa, casos reales de “conciliación” o intentos de ellos y para saber que no es oro todo lo que reluce.

Mil gracias Herminia por tu maravillosa a aportación y esperamos con ilusión vuestros comentarios.

19 thoughts on “NO SÉ HASTA QUE PUNTO COMPENSA

  1. Hola Nerea, totalmente de acuerdo. Trabajar en casa no es la solución, ni la panacea. Si al final se junta laboral, familiar, relax, preocupación. La verdad yo prefiero tener ubicado mi trabajo fuera de casa, es como que así como que así está todo más diferenciado y te centras más en cada cosa. Ahora tengo un trabajo, en el que me permitieron elegir horario, elegí continuo y así poder estar en casa a las 5:30, pero aún así necesito ayuda de los abuelos, cuatro días a la semana y durante dos horas. Y lo mejor …….es que sólo me contractaron por 2 meses😣. Nerea suerte en la búsqueda de trabajo.

  2. Totalmente de acuerdo. Yo nunca he trabajado desde casa, ahora mismo tengo un trabajo con bastante flexibilidad horaria que me permite adaptarlo un poco en función de mis necesidades, cuando surge algo con los niños… (No pienses tampoco que es la panacea que queda mucho por hacer) y cuando la gente dice que ‘mira que suerte la gente que trabaja en casa o desde casa’ pienso pero de qué nos quejamos si nosotros tenemos muchas más facilidades que esa gente… Porque tengo claro que el trabajar en casa implica muchas veces trabajar a deshora, cuando todo el mundo duerme y que continuamente tiene que quitar de sus cosas cuando los planes se tuercen. Yo tengo permiso para llevar a mis hijos al médico, la gente que trabaja en casa por supuesto que tbm les puede llevar pero a cambio de que? De comer en cinco minutos, de dormir dos horas menos… No idealicemos las cosas que trabajar desde casa es trabajar no quedarse a disfrutar del día como cuando uno está de vacaciones….

  3. Mi madre trabajaba en casa cosiendo y por supuesto, también cobraba en función del trabajo realizado. Y a mí la sensación que me daba es que no desconectaba porque por ejemplo, los fines de semana, en lugar de sentarse en el sofá a descansar, se sentaba a su máquina a adelantar trabajo… Es verdad que mi madre estaba en casa y para cualquier cosa que necesitáramos, ahí estaba. Supongo que todo tiene sus luces y sus sombras. Gracias por aportarnos tu visión siempre tan realista. Un saludo.

    1. Eso mismo me pasa a mí,que muchos días supuestamente de descanso me siento a avanzar cosas y mis padres lo mismo al vivir encima del restaurante mi madre no desconectaba.
      Gracias por tu comentario

  4. Yo he trabajado desde casa durante años, por petición de la empresa. Hacia el mismo horario en casa que en la oficina. Cuando mis hijas estaban de vacaciones o días libres por lo que sea, pedía trabajar en la oficina, pro que en casa no me dejaban avanzar con el trabajo. La sensación de la gente cuando cuentas esto es: por un lado se creen que me pasaba el día viendo la tele en el sofá. por otro lado, menuda madre, que se va a la oficina cuando sus hijas están en casa. Desgraciadamente nadie se para a pensar que el trabajo hay entregarlo al cliente.

  5. Hola, Nerea:

    Hace poco tiempo que decidí dejar el trabajo para opositar unos meses y la verdad que no paro de acordarme de las personas -madres con familia y padres corresponsables- que trabajáis desde casa por varios motivos: por la fuerza de voluntad, lo 1º, y luego por los encajes de bolillos con los niños, casa…

    Gracias por hablar de realidades de esta forma, para poder valorar y respetar, debemos conocer los pros y contras de quien lo está viviendo.

    Un abrazo enorme.

  6. Gracias, yo desde hace un mes sola con mi hija, 47 años cumplidos ayer, he estado un año intentando hacer gestión cultural desde casa pero no ganaba dinero, buscando por cuenta ajena y muy difícil conciliar y ganar un sueldo que te permita estar con nuestros hijos, en eso estamos en la búsqueda activa, un beso grande

  7. Tenéis toda la razón! Otro tema complicado al trabajar desde casa es el de las tareas del hogar, como estas en casa, la gente cree que tienes todo el tiempo del mundo para limpiar, poner lavadoras, comprar, recoger, planificar… No entienden que eso es aparte… La de noches que me he pegado sin dormir por el remordimiento de tener la sensación continua de no llegar a todo… Mucho ánimo!

  8. Yo trabajé antes de quedarme embarazada por cuenta ajena con un horario horrible ya no sólo si tienes hijos, aunque no los tengas también era horrible, porque era una jornadapartida muy larga y encima a veces día sí día también hacíamos horas extras sin cobrarlas. Después embarazo y maternidad con ese horario horrible, que bueno para que contarte, como se pusiera mi hija enferma y tuviera que llevarla al pediatra me ponían una cara que era vaya comi si les hubiera oedido que me iba de fiesta o algo, me dejaban salir pero liego recupera y bien recuperado ese tienpo. Todo ello hizo que me plantease el emprendimiento para estar más tiempo con mi hija, y así lo hicimos abrimos la tienda online. Y bueno tocó reinventarme para poder emprender, aunque es cierto que trabajar desde casa te facilita la conciliación, tampoco es la panacea, porque o te organizas hipérbien y eres capaz de separar las horas de trabajo, de las horascon tus hijos y luego de las horas de las tareas del hogar, o te vuelves loca y terminas haciendo en turno de noche el trabajo que no te ha dado tiempo a terminar durante el día. En fin tras la etapa de emprendimiento me volví a reinventar y me puse a estudiar una oposición, y ahora vuelvo a trabajar por cuenta ajena en la Administración, de momento como interina de una bolsa que me llamaron, aunque sigo estudiando para conseguir una plaza fija, pero mis condiciones laborales son muchísimo mejores, el horario es flexible a la entrada y salida, tienes que cumplir tus 8 horas, pero puedes gestionar si un dia sales antes las recuperas otro dia y te quedas más tiempo, si tienes que ir al pediatra o te pides un día porque tienes a tu hija enferma nadie lo cuestiona, te pide un día de asuntos propios o de vacaciones y ya está. En fin no creo que haya un trabajo perfecto pero lo que tengo claro, es que tras mis otras experiencias como se suele decir que quede como estoy y ojalá el esfuerzo que sigo haciendo estudiando algún día tenga su fruto definitivo laboralmente hablando. En este país queda mucho por avanzar en cuanto al tema de la conciliación familair y en cuanto a las condiciones de trabajo no ya de las mujeres que somos madres sino de las mujeres en general, porque aunque una mujer no sea madre también debe poder tener tiempo libre y poder conciliar con su pareja o amigos. Bueno y ya no me enrollo más, que me ha quedado un comentario muy extenso, lo siento por haberme extendido tanto. 😅😅 Un abrazo.

  9. El problema radica en la no conciliación y en que tengan que ser las trabajadoras y trabajadores las que buscan soluciones por su cuenta para poder tener familia y vida laboral.
    Yo estuve muchísimo tiempo con jornada partida acabando a las mil, y me dolía en el alma no poder estar más tiempo con mi hijo. Y pensaba que trabajar desde casa podía ser una opción, pero en mi trabajo no es viable, y empecé a darme cuenta de todo lo que comentáis porque a veces me llevaba a mi hijo al curro y era desquiciante.
    Personalmente agradezco salir de casa para trabajar en otro lado, y pienso que se ha de tener una disciplina tremenda para sacar la faena adelante (además de todo lo que habéis comentado).
    Queda mucho camino para rozar la conciliación.
    Besotes.

    1. Exacto la conciliación tiene que comenzar por las empresas y la sociedad en la que vivimos y quizás entre todos podamos tener vidas más llevaderas. Mil gracias por explicar tu caso y un abrazo

  10. Hola Nerea.
    Nunca he trabajado desde casa pero siempre he tenido claro que fácil no es…yo que soy de dispersión fácil y de procrastinar hasta decir basta no avanzaría para nada! Supongo que habrá personas a las que les beneficia o para las que es la mejor forma de conciliar. Pero como nos lo venden como una oportunidad de tener vida familiar lo que pasa es que cuando, como dice Herminia, no estés al 100% ni para familia ni para trabajo te culpes por ello. No es la sociedad en la que vivimos que no sabe el significado de conciliación, no son las medidas inexistentes del gobierno, no son las excesivas cuotas que pagan los autónomos….la culpa es nuestra que no nos organizamos.
    Ánimo durante este periodo que acentuará, aún más, la parte menos positiva del trabajo desde casa.
    Un saludo para las dos.

¡No te cortes, déjame un comentario!