Que me cuente alguien como se hace esto….

Llevo días pensando si escribo o no y la razón es tan sencilla como la falta de entendimiento entre los seres humanos. Estos meses han pasado mucha factura, se mire por donde se mire y nuestras habilidades de diálogo se han mermado y sobre todo en ciertos ambientes.

Pero hace días que miro el teclado pensando por qué no?? Es mi casa, mi rincón el lugar donde siempre he hablado y si lo hago con respeto quizás hasta pueda sentir que mis locuras pueden ser compartidas.

Hoy vengo a contarte que estoy SATURADA ,  que me levanto cada día y lo gestiono pero que he anulado parte de mi pensamiento para poder seguir sin volverme loca. Que no soy capaz de leer todo lo que llega a mis manos o a  mis redes sociales  sobre mascarillas, cifras, fases, desfases y escalamientos. Que yo, lo único que sé es que mi vida familiar se está convirtiendo en algo parecido a una sucursal de un loquero y que cada vez que veo a los políticos hablar no veo las medidas relativas a nosotros.

Que hay noches que me asomo a las puertas de los dormitorios de mis locos bajitos y lloro pensando en cómo se les ha olvidado. El teletrabajo, nos guste o no es una parte de nuestra vida anterior al confinamiento que los adultos seguimos teniendo, pero ellos han perdido parte de su ecosistema. Un ecosistema que no tiene como rumbo hacer deberes como locos o subir contenido a una plataforma. Si no sentirse guiados y acompañados por un entorno seguro, de referencia con  niños y niñas que hacen ese día para ellos normal, descubrir y aprender paso a paso con todos los extras que puede suponer ir al cole para un peque. A cambio están recibiendo lo que cada familia puede y creedme no todos pueden, muchos han recibido estrés, padres desquiciados o intentado dar lo mejor de ellos sin saber cómo.

Estoy llorando mientras escribo porque el sentimiento de culpa que hemos tenido muchos adultos que tenemos menores a nuestro cargo no hay fase que lo refleje. Intentar estar presente sin ser un fantasma no siempre es fácil y no por eso somos peores progenitores. Muchos estamos saturados y sin poder hablarlo, los círculos escolares están siendo lugares complejos donde poder dialogar o incluso llegar a acuerdos. Cada familia es un mundo  y cada colegio, algunos se sientes acompañados, otros abandonados, otros saturados  y muchos totalmente desbordados. Pero creo que el fin para todos es el mismo, la felicidad y equilibrio emocional de nuestros hijos.  Personalmente me encuentro en un brete, necesito que mis hijos tengan ciertas rutinas diarias y que les acompañen desde un perfil profesional, que no empiecen a profundizar esa sensación de desanimo que ya les reina y de desgana. Que no tengan que estar esperando cual perros a esa hora diaria de “paseo” o él momento en que su madre o padre pueda atenderlos. Que  puedan convivir con adultos que estén medianamente cuerdos y no muertos de estrés por una falta de conciliación abrumadora. Por no toca la parte económica,  muchas familias de este país no cuentan con baritas mágicas que pongan platos de comida en la mesa y paguen alquileres.

Ahora es cuando te cuento que esto no lo puedo explicar o argumentar de manera pacífica en muchos lugares. Que se malinterpreta cada sensación que tengamos, que estamos viviendo una guerra de emociones y vivencias. Que lo podemos intentar, pero que nadie puede controlar esa sensación agridulce de ver mil fotos de todas esas familias que deben de hacer magia para hacer mil proyectos o llegar a todas esas propuestas y challenges que comparten. Que quiero mucho a mis hijos pero que también me tienen cansada. Qué puedo intentar dar lo mejor de mí pero hay cosas con las que no comulgo, y no por eso voy a ser peor madre.

Porque como me dijo anoche mi hija, tú sigues teniendo tú ordenador, tú despachito, tus compañeros del teléfono pero yo no Eh Ama! yo quiero ir a la escola! Y en eso momento sé que hacer bizcochos, pintar arcoíris, jugar al ahorcado, correr por el pasillo de casa ha sido una tirita, una buena tirita para el sangrado inicial pero la herida es más profunda. Porque señores esto va de emociones… esas que algunos se atreven a juzgar que no siempre se saben gestionar, pero la imperfección es parte del ser humano.

Esta es la confesión de una madre que quiere a sus hijos, que no estudió magisterio, que eligió un colegio sin pensar en el coronavirus y que por mucho que lo intente empieza a flojearle hasta las piernas. Saludos desde una estancada fase O, con mascarilla y el alma llena de tiritas.

 

75 thoughts on “Que me cuente alguien como se hace esto….

  1. Ánimo, amiga… De esta también saldremos y recuperarán sus carreras juntos… Es una pena lo que se les ha olvidado… un abrazo fuerte

  2. Me ha encantado. Me siento totalmente reflejada en tus palabras. Hoy he intentado hacer mi trabajo, mientras ponía una lavadora, conectaba el robot aspirador, la mopa, ayudaba a mi hija con el site del cole (porque se nos ha acabado la tinta de la impresora y hasta nueva orden no podemos imprimir más fichas) y a mi hijo con un trabajo sobre los musulmanes. Ayer hicimos números mixtos y fracciones. A veces les grito y no quiero. Ellos intentan hacer lo que se les pide y no tienen ninguna culpa de nada. A mi me encanta tenerlos a mi lado y poder estar más horas con ellos pero para ello tengo que renunciar: a no hacer las tareas de casa, a no llevar mi trabajo al día, a no mirar el móvil para que no me abrumen los mensajes del whatsapp ni las llamadas perdidas…. Así que, que te voy a decir. Que has dado en el clavo. Un besito guapa

  3. Es que no hace falta añadir nada más. Gracias por poner palabras a lo que muchísimas famílias sentimos. Ánimo y un abrazo grande, con todas las medidas de protección necesarias, pero un abrazo al fin y al cabo.

  4. No eres la única así. Sé que no consuela pero….
    De golpe hemos pasado a teletrabajar, siendo padres más horas que antes, profesores donde los niños no llegan y, almenos yo, realizando absolutamente todas las tareas de casa (bueno, compartido con mi marido pero ya son más que antes).
    Y no es lo mismo niños mayorcitos que ‘entienden’ la situación, a bebés ‘grandes’ que lo único que quieren es jugar contigo y que les hagas caso, sin entender la importancia de una video-reunión (compaginadas entre los padres para que alguien pueda atendar a la peque)
    En fin, un grito de vez en cuando, un jumping como el que tengo desde hace 2 días y… pasarlo lo mejor que sepamos.
    Ánimos!

  5. Amén. 3 niños menores de 6 años en casa, mamá ya trabajo presencial cada dia, su padre intentando teletrabajar como puede. Cada vez que se cruzan con un amigo del cole por la calle, más felices que si les hubiera tocado la lotería. Muchos ánimos!

  6. Amen! Como siempre: la has clavao, pollito! De verdad, cuanta fuerza cuando escribes! Gracias por ponerle palabras a los sentimientos que tenemos muchas/os. En mi municipio ( cercano a Barcelona ) estamos preparando una mesa redonda / debate justo sobre este tema, sobre la conciliación, el desconfinamiento escolar, etc.. Cuando esté todo preparado, te envío enlace y si te apetece pasarte, pues te pasas 🙂
    Un abrazo y ánimos!

  7. Creo que la mayoría de familias estamos igual y tú lo escribes tan clarito, que no hay nada más que añadir!!
    Hoy después de no sé ya ni cuántos días encerrados, estamos en fase 1, y no sé si me he saltado las normas pero mi hija de 9 años me ha pedido ir a ver a su mejor amiga, estaba nerviosa hasta por ir en el coche!!! Mama, hace más de 2 meses que np voy en coche!!! “Tinc mal de panxa!!!” Pobrecilla….
    seguro que se acordara de este momento por mucho tiempo. Y tendría que ser algo normal.

  8. Gracias Nerea por expresar lo que muchos sentimos y no sabemos como! Hoy escuchando el Conseller Bargalló me ha entrado una pena… A mi me ha dado la impresión que no saben lo que es un niño o una escuela! Qué triste!
    No saben qué hacer no como hacerlo! Y mientras los niños sufriendo… Yo tengo la sensación que se están cargando dos (sino 3) generaciones, y me da una pena… En fin, a seguir luchando, no queda otra! Un abrazo!

  9. Suscribo cada palabra. Yo reconozco que hay días en los que ando totalmente desbordada y desquiciada, que doy voces, ni me concentro ni estoy con los niños… y que encima hay que oír como no nos podemos quejar, que en el fondo somos unos privilegiados…

  10. En fin…. Tal cual en casa… Uno trabajando la otra intentando teletrabajar i dos peques de 6 i 3 años arriba i abajo… La de 6 aun tiene ratos… Hace alguna de las tareas por la mañana.. Però siempre con el apoyo de la que tiene que telecurrar…. I la peque… Pues oirla jugar es para ponerse a llorar… Sus dialogos… Nuestra realidad…. I del tema mascarillas… Pues me da pena porque ellas mismas dicen: “mama la mascareta que si no no podem sortir!!” una pena la nueva normalidad….

  11. Pues no estás sola y lo explicas muy bien, nuestra familia tampoco es como las de las egoblogger, pero sin criticar eh? La de quien lo es! Un abrazo,

  12. Nerea, yo no podría añadir nada más, tan solo decir que es el sentimiento de muchas, que muchas lloramos de rabia o frustración al vernos envueltos en esta maraña de sensaciones, de trabajo, intentando arañar tiempo para estar con los niños, vernos como malabaristas que gestionan todas las emociones de los niños y las nuestras.

    No estás sola, no somos las únicas que recurren a pantallas, que buscan huecos para jugar, sin olvidarnos de nosotras mismas y ponernos el sombrero de maestras cada mañana. Gracias por poner palabras a nuestros sentimientos. Cada día tenemos una oportunidad nueva d empezar. Eres una gran mujer, no dejes de confiar en ti

  13. Pues creo que expresas muy clarito y con mucha educación y respeto lo que sentimos muchas familias. Lo malo es eso que parece que como en el fondo sabemos que somos afortunados por tener salud, un techo y comida para nuestros hijos, no tenemos derechos y somos malas personas por quejarnos pero es que el coste emocional esta siendo muy duro….muchos animos!! Quiero pensar que juntas somos mas fuertes!! Y si no nos callamos al final nos oiran…

    1. Hablar en círculos cercanos y sobre todo escolares está siendo muy complejo cada familia ve y vive diferente las situaciones pero yo lo que tengo claro es que esto de normal tiene poco se mire por donde se mire.
      Gracias

  14. Buá… me has hecho llorar… has escrito lo que siento y mi sentimiento de culpa. El padre lleva esta semana Saliendo a trabajar Ya en su horario normal y Yo con los dos Estoy absolutamente desbordada… y Sobretodo con un sentimiento de culpa tremendo… porque al final ellos solo nos necesitan a Nosotros, y también su rutina, su escuela, sus compañeros… su vida!!
    Gracias Nerea por dar voz a nuestro sentimiento. No estás sola!

  15. Totalmente de acuerdo, es de locos. No se puede estar a todo, y si eres sincera y lo dices parece que eres una quejica y te hacen sentir mal. Y lo peor es que esto va para largo y no se arregla nada.

  16. Así nos sentimos probablemente todas las mujeres, siempre. Nos hacen sentir, en realidad. La culpa por ponerle al peque dibujos animados en la tele por un rato, solo para poder trabajar. Parece que hasta debemos pedir permiso para eso, trabajar!! Y creo que llegamos tarde al reparto de permisos para llorar o mostrar cómo nos sentimos. Váyase al baño, al cuarto, a escondidas, que molesta!. Este confinamiento solo recrudece lo que está naturalizado desde hace rato. Ojalá podamos cada una buscarle la vuelta para resolverlo, sin dejar de visibilizarlo y sin dejar la mitad de nuestra piel en el camino.

  17. Me alegro que decidieras publicar este post, tal cual iba leyéndolo iba diciendo que sí con mi cabeza. Me veo muy reflejada en tus palabras. Esta siendo muy difícil emocionalmente hablando… Y cada día cuesta más. Pero tengo que decirte que me has dado una idea en cuanto a lo de un adulto que ayude a las epques con sus tareas y no sea yo! Gracias. Saldremos de ésta.

  18. Al que hablar así de claro siempre!!!
    Yo hace días que digo que necesito otro tarro de paciencia, que el mío se ha roto porque ya no se recarga cada noche al 100% y hay gente que no me entiende.
    Porque las madres estamos sufriendo con las noticias de los cambios de fase y nuestra capacidad de no-renunciar.
    En esta casa estamos gritando por encima de nuestras posibilidades, y no nos gusta!!! Y nos sentimos mal!!! Pero lo hacemos porque ya no podemos más.

    Porque los queremos con locura pero agotan, porque ellos no están bien y nosotros tampoco, porque trabajamos y hacemos tareas y tendríamos que estar más preocupados por cómo estamos, pero no nos da tiempo a todo antes de las 12!!!

  19. Uuff Nerea, llorando me tienes….que razón. Nuestros hijos son los grandes sacrificados y olvidados de todo esto. Mi hija con 5 años tiene miedo a dormir sola, se despierta mil veces por la noche, cuando duerme del tirón desde los 6 meses. El otro día durante un despertar, llorando desconsolada me preguntaba si alguna vez volveremos a salir, ir al cine, o si ya viviremos siempre así… Se me rompe el corazón, necesitan recuperar su vida, y porqué no decirlo, necesito recuperar mi vida, ir a trabajar todos los días, no solo cuando mi marido libra. Que la semana que estoy en casa con ellos, teletrabajo y para que contarte, niña de 5 años y bebé de 20 meses, que la conciliación es una mi..erda. Y que soy carne de excedencia…. En fin que como te dije ayer, mañana saldrá el Sol. Un beso enorme

  20. Mi situación es diferente, nos encontramos de la noche a la mañana los dos en ERTE, con medio sueldo y todo por pagar… para no pensar en todo lo que ello conlleva ( y no caer en la ansiedad) me he dedicado al peque de 4 años todo el día, creando una rutina e intentando dinamizar nuestros días… Así y todo no es suficiente para ellos. Y había/hay días muuuuy largos.
    Necesitan a sus amigos, a sus primos, tíos y abuelos.
    El alegrarse de que llueva por que después vendrá el arcoiris a luchar contra el bicho o preguntarme cada día si ya se ha ido … No es bueno. Es doloroso pensar en las secuelas que puede generar toda ésta situación a nuestros niños.
    Un abrazo enorme a todas las mamis/papis que hacéis todo por vuestros peques😘

  21. Es siempre un gusto leerte. Y sí, a mí se me partió el alma un día que mi hijo mayor de 6 años se puso a llorar sin ton ni son diciéndome que quería volver al colegio, ver a sus amigos y cortarle la cabeza al coronavirus. Y el pequeño de 4 años, recién cumplidos, ha perdido las rutinas de cole. Leyéndote a mí también se me han caído unas cuantas lágrimas y se me siguen cayendo cada día. Gracias por lo que escribes, cuentas y dices!!!!

  22. Me siento tan reflejada en lo que acabas de publicar…tengo una niña de 4 años y al principio de la cuarentena empezamos su padre y yo a teletrabajar en casa. Y ¿Cómo le haces entender a una niña tan pequeña que toda la mañana tiene que estar sola jugando o viendo la tele? Mi niña se porto como una campeona, a ratos venia y estábamos con ella pero no más de 10 minutos. Evidentemente las tareas que enviaban del cole ni las hacía, y suerte que yo terminaba a las 4 pero era un estrés. Ahora estoy de ERTE y aunque puedo estar con ella todo el día también siento que no le doy todo lo que puede necesitar, termino igual de cansada, agobiada y frustrada; creo que mi mente no da para más. Por eso, quiero agradecerte tu sinceridad durante todo el confinamiento, que por desgracia es la gran realidad para muchas familias, y aún tengo que dar suerte que mi marido no ha entrado en el ERTE de su empresa, no quiero ni pensar esas familias que ni si quieran tienen para dar de comer a los suyos, es para llorar. Mientras nuestros políticos solo piensan en tirarse mierda unos a otros y no ofrecer la mano para realmente ayudar y hacer frente al gran problema en que nos encontramos. Así que gracias por tu sinceridad, implicación, empatía, realidad y sobre todo por mostrar lo que muchos no quieren ni ver ni saber, gracias a publicaciones como la tuya sabemos que no estamos solas, un abrazo!

  23. Suscribo todas y cada una de tus palabras. Que dificil y que poco han pensado en los enanos, y en las familias. Está siendo muy duro pero mucho…. nuestra peque de 6 años no se si después de esta necesitara ayuda externa. Son dos hermanas viviendo a 800km y que no sabemos cuando se van a volver a ver, ella sola en casa, y para rematar en junio retomo mis clases de 9’30 a 14’30h online… ya veremos como nos lo montamos. Saldremos de esta eso seguro, pero como salgamos es otra cosa. Un abrazo enorme peineta!!

  24. Gracias por escribir. Es difícil encontrar un sitio donde poder decir estás cosas. Me preocupa todo tanto,. Dos niños 4 años y 8 meses. El chico está feliz de ver gente en casa pero necesita mucha atención, atención que tengo que repartir con el Grande y mil cosas.

    Aveces lo miro y me parece súper fuerte, parece que lo lleva bien, me sorprende en su día a día. Pero si miro más fijamente veo tristeza, le faltan cosas, su vida, sus amigos, cosas que no puedo darle. Cuando habla de ellos se le nota. Estoy segura de que le va a pasar factura.

    Y a mí también. Siento presión por todos lados…
    En fin, gracias Nerea por soltar lo que tengo dentro.

    1. Exacto tiene una tristeza que mi hija pequeña estos días lo está sacando de manera no habitual en ella, con una rebelíon y un llanto continuo y yo no tengo la receta mágica ni veo en ningun sitio que se piense en ellos.
      Gracias a ti por comentar

  25. “Esto va de emociones”. Con un niño de dos años y medio y otra a poco de nacer… No sabemos como hacerlo, mas que dia a dia, vamos momento a momento!

  26. Nerea, me he sentido totalmente identificada… Aquí mama de 3 (5,3,1año) y intentando teletrabajar de maestra (cosa imposible, porqué los maestros necesitamos el contacto, el grupo….nuestro trabajo va mucho más allá de enviar trabajillos como dicen algunos). Yo siento que hay días que no puedo más…estoy en una montña rusa y esta semana ha tocado bajadaaaaaa… Siempre te lo digo por Instagram, pero es que de verdad hace más falta gente como tú que cuente verdades y no milongas! Y los políticos podrían empezar a acordarse un poco de los niños y niñas….para variar! Un besazo y mucho ánimo!

  27. Parcialmente identificada. Yo no teletrabajo, estoy en un ERTE, que no se que es peor. Porque tarde o temprano volvere al trabajo y dejare a mis tres hijos en casa y sin escuela, ni actividad social. Pero la sensación de no saber lo mal que lo estoy haciendo y la incertidumbre academica me desborda. También me siento agobiada de estar con ellos tantísimo tiempo, con sus discusiones, enfados y reclamos. El domingo pasado salí a pasear sola. Y me Di cue ta de que no hacía eso desde hace mas de un año. Pero hasta hace un mes no lo había echado de menos.

  28. Ufff !!!! Yo he tenido la gran suerte de poder renunciar a todo por ellos! Està frase es maravillosamente fustrante però es asi! Tal cual! Tengo la “suerte” de estar de baja y puedo ser la “mamiparatodo” a tiempo completo … luego ya otro dia hablamos que me he olvidado de mi marido … Bueno me acuerdo de ponerle de Comer … però esto es otro temazo del Covid!
    MIS energumenus estan bien però claro intento ser Profe de todo, psicòloga, pedagoga, y ya de paso de mama, cocinera, peluquera y una enciclopèdia con piernas que todo lo sabe y ellos lo expresan públicamente en sus classe “la mama …” y claro eso me da algo de paz, me da subidon però luego en MIS interiores en la ducha pienso “joder Bego y en septiembre que haras?” … recuperaré mi trabajo? Mi marido seguirà con su paciència infinita? MIS energumenus sabran volver al cole? Y eso es lo que me quita el sueño!

  29. Nerea, lo has clavado. Yo cada día que pasa, me voy a la cama con peores sentimientos hacia mí misma, no me gusto del todo como madre, a ratos desquiciada, chillona e impaciente. He discutido con mi hija en dos meses más q en ocho años, que tiene.
    A veces me mira con cara de no te reconozco, y me siento aún peor, y lloro mientras te escribo, porque hoy ha sido un día de esos en los que no llegas a todo, te faltan manos, paciencia y ganas.
    Cuando veo esas cuarentenas perfectas por las cuentas, todo tan idílico, pienso si tan mal me organizo q no consigo ver mi casa limpia del todo, hacer yoga mientras horneo galletas mega saludables y además entregamos los deberes a tiempo…algo debo de estar haciendo mal, porque con suerte me acuerdo de q tenía q depilarme el bigote un día de estos.
    En fin q todo pasará, pero me atormenta el recuerdo que tendrá mi hija de mí en esta cuarentena…espero q al menos recuerde que me quedaba en su cama cada noche, haciéndole caricias en la cara hasta q se dormía.

  30. Que difícil está siendo esto….
    hoy mi hija de 4 años cuando volvíamos del paseo me dice, mamá no quiero pasar a casa y le digo y eso? Y me dice es que en la calle eres la mamá de antes y en casa gritas y estás triste….
    Mi cara ha debido ser un poema.
    La realidad es que en mi casa estamos dos adultos sin poder trabajar y sin entrar nada de dinero desde Marzo y las fuerzas y el ánimo se van acabando al igual que el maldito dinero.
    Tanto mi marido como yo intentamos empezar el día con ánimo y fuerzas, pero eso más allá de las 12 de la mañana es imposible….
    No puedo seguir escribiendo, tengo los ojos llenos de lagrimas.
    Muchas gracias Nerea por darnos voz.

    Mucho ánimo a todas!

    1. Laura me gustaría mandarte un abrazo porque si hay algo que tengo claro es que en muchas casas el dinero se está yendo o no llega y eso es algo que ahoga hasta el infinito. No dudes en pedir ayuda que las están dando.
      Mucho ánimo

  31. Totalmente de acuerdo. Así. Tal cual. Yo tengo suerte que sigo trabajando fuera de casa. Pero mi trabajo es agotador. Y llegó a casa y tengo que apagar fuegos entre padre e hijo. (Un muy buen padre que lleva más de dos meses sin trabajar por primera vez en su vida y que está frustrado y cansado y que si a las madres nos cuesta gestionar ciertas emociones de los niños a los padres aún les cuesta más). Y un niño de casi 7 años pero más inteligente que esa edad. Que ya no entiende nada y esta totalmente frustrado. Y que estoy segura de que todo esto le pasará factura. Y estoy cansada. Y no entiendo nada. Y me resulta reconfortante que alguien se sienta así tb. Por qué yo ya nose si me estoy volviendo loca o directamente ya lo estoy…

  32. Al mes de confinamiento, empezé ha escribir un diario, algo que no hacía desde los 14. Necesitaba desahogarme. 3 niños en casa, uno de ellos con problemas emocionales, que empezaba a superar, tengo miedo que está situación nos hará volver a la casilla de inicio… Mis niños igual que todos, necesitan escuela. No tareas vía email.

  33. No paramos de oír hablar de la nueva normalidad y yo no puedo dejar de pensar en los niños, que nueva normalidad es para ellos? En la que no pueden ver a sus abuelos, a sus primos, a sus amigos… Y cuando llegue el día de verlos ni sé podrán acercar a ellos. Está muy bien ir a pasear, pero cuando van a poder disfrutar de sus parques, de las piscinas, de otras actividades que también necesitan y disfrutartalo de verdad, sin tener que oír constantemente, no toques eso! No hagas lo otro! Eso no se puede!.
    Venga los deberes! Oír esta frase y sálvese quien pueda! Y por supuesto todo la mañana con los dos porque sino no sale.
    Pero más miedo me da cuando llegue septiembre, la incertidumbre de cómo será la vuelta al cole, he visto imágenes de otros países y yo no quiero eso para mis hijos y tampoco para mis pequeños, me parece terrible que no puedan relacionarse, interactuar y disfrutar, al colegio no se va solo a aprender contenidos.
    Ánimo y mucha paciencia!

  34. Hola! Pues sí…. así estamos. Yo soy de las “afortunadas” que dejó su negocio (presencial 100%) hace ya dos años para poder cuidar a mi hija. El confinamiento me hace sentir peor persona y peor madre. Sin ganas de nada. Con los ánimos por los suelos. Con una niña de 4 años que es una pegatina. Que grito y me enfado a veces sin justificación, o quizás con… la hora de salir legalmente se me hace una montaña. No quiero salir así. No me apetece. Me siento esclavizada mirando el reloj para no pasarnos de la hora obligatoria. No vayas mucho más allá vaya a ser que te pases del km… no te acerques, no te toques las mascarilla, no… no…. no….es un suplicio.
    Ayer mi marido ya me dijo a las 22:00. Vete, camina, sal a qué te de el aire. No me lo pensé y encima me sentí huyendo… y es muy triste. Me fue muy bien salir 3/4 de hora y no descarto repetir. Y si es sin culpa mejor. Gracias por visibilizar. Un abrazo “amiga”. Puedo verdad??….. 😉

  35. Ay Nerea, escribes tan bien lo que sentimos tantas madres…Mi hija no siempre me lo dice y cuenta con palabras pero yo que la conozco sé que echa muchísimo de menos el cole, a sus amigos y amigas, a sus maestras, a sus amigos y amigas del equipo de baloncesto, entrenar y jugar los partidos, no se va a poder ir de campamento con el equipo de basket a finales de junio era algo que le hacía muchísima ilusión en fin para mi la nueva normalidad no es tal normalidad, y en septiembre la vuelta al cole, esa incertidumbre de cómo va a ser me preocupa mucho. En fin, mucho ánimo y muchas gracias por escribir este post y dejar tu muro para que al menos nos podamos desahogar y sentirnos algo mejor al saber que no somos las únicas. Un besazo y súper abrazo!!!💖

  36. Que situación tan dificil nos encontramos nos estamos encontrando. Yo no hay dia que no tenga un gusto amargo por esta situción, no llego a la productividad deseada por la empresa haciendo más horas que un reloj, no atiendo a mis hijos como debería, la casa la dejo más bien aparcada etc…es como que nada encajara en su sitio. Y la peor sensación la tengo con mis hijos, los dos teletrabajamos y cada dia a las 8.45h recibimos las tareas del cole, las descargamos en su PC, se lo explicamos y lo hacen solitos con 6 y 8 años…y pobres hacen lo que pueden y además les cae alguna bronca si no lo hacen bien o preguntan demasiado porque nuestra paciencia está por los suelos. Justo ayer pensaba que los pobres estan haciendo tareas del cole y solos…sin compañeros, sin amigos, sin juegos, sin todo eso que les motiva del colegio….una pena. Así que yo hay dias que voy a full con el trabajo y otros paro y explico durante 1h divisiones y me quedo hasta tarde por la noche trabajando. Pero lo llevo bastante mal e intento poner mi mejor cara y suavizar muchos momentos porque mi marido tiene muy mal humor con todo esto. Sin querer generalizar los maridos lo pasan muy mal tambien pero no tienen el sentimiento de culpa de las malasmadres. Gracias por escribir y dejar este espacio para nosotras también.

  37. Yo no sé cómo terminaremos Nerea, lo que sí sé es que cada vez cuesta más levantarse, mantener la paciencia, hacer tareas muchas veces sin ton ni son para llegar a los plazos que nos dicen, pero carentes de aprendizaje…. Yo no trabajo, hace un año que estoy en paro, por no aceptar un proyecto a más de dos horas diarias de mi casa en coche, pero tenía mis ilusiones de hacer cursos, estudiar, en fin, cosas, que se han visto cortadas por todo esto y así y todo hay que dar el tipo. Pues no, yo todos los días, rió, lloro pero sobre todo me desespero y me angustio porque aunque sea una pataleta de niña, quiero volver a mi vida y sobre todo quiero que mis niños vuelvan a la suya, porque no es justo para nadie. Mientras tanto nos iremos levantando cada día e intentando hacerlo lo mejor que podemos, que ya es mucho. Besos y como siempre muchas gracias por expresarlo tal cual lo vives, no hay mucha gente así.

  38. Es duro y lo seguirá siendo. Aquí creo que lo harán bien, dentro de lo que cabe… ventajas de un país pequeño.

    Pero me rompe el alma ver que en España aún no tienen lineamientos claros, que los profes (muchos que son también padres) tienen miedo y no saben cómo afrontarán el futuro, sea presencial o a distancia… y luego mi Lima que no remonta y que parece que extenderá el online (al que poquísimos acceden, dicho sea de paso) hasta mediados del año que viene… una locura!

    Espero que lo sepan solucionar con cabeza y empatía u_u

¡No te cortes, déjame un comentario!