TATUAJE RELLENADO

Viernes, cerramos semana y yo relato, si has caído en este post así de primeras, te recomiendo que primero te pases por aquí, por eso  que  tenga sentido lo que lees y no pienses que estoy más zumbada de lo que ya aparento.

Gine 8

Nos quedamos en el momento me encojo cual conejo en el parking, me monto en el coche, donde como supondréis no puedes meter la pelotita de marras para sobrellevar las contracciones, poquito me falto para hacer saltar el airbag y agarrarme a él como si no hubiera mañana. Mientras tanto el gorila con una parsimonia de acojone, llamó a la madrina y le comunicó que no iba a hacer ningún tacto antes de la pelu, porque “la histérica” de su amiga, o sea yo, quería ir al hospital, ya ves ni media horita ha podido esperar (mi mirada ante esta frase debió de ser tan destroyer que no habló hasta llegar al hospital).

Dicen que es importante vocalizar en las contracciones, pues eso hacía yo cuando llegué al hospital, según me venía una desde el parking gritaba :quierooooooooooooooo la epidurallllllllllllllllllll, oye y ni tan mal ¿no?. Volvimos a pasar por el registro de urgencias y entonces te toca la mary-flower de turno, que te ve con tu “street stytle parto”, tu barriga tridimensional y tus soplidos, pero tiene los santos cojones de preguntarle al gorila, la razón de la visita.  Yo creo que mi querido compañero me vio venir y según me vio acercarme cual miura a la mesa, espetó: estamos de parto. Estamos, el muy jodío lo pluraliza, viva la igualdad de género!!!

Cuando subimos al matadero, perdón zona de paritorios, aparece una niña de medio metro, con bata blanca y cara de RESIDENTE  de primer año. Me pasa y me hace un tacto en una mini sala tipo almacén donde entré en modo diagonal. Salimos y se dirige al  gorila, ahí ya me estaba calentado, que la del parto era yo, en un catalán suave y ligerito le propuso que me llevará a dar una vuelta al centro comercial de al lado porque no estaba ni dilatada.

Me giré y la miré seriamente mientras agarraba al gorila del cuello y le susurro-grité en euskera:

– Dilé a esta, que al centro comercial va ir su p….madre, que como no me entre a monitorizar estas contracciones y me busque algún tipo de droga, la que va a dilatar es ella pero por detrás. (Lo sé, no tengo perdón pero no entendía euskera)

El gorila versionó:

– Dice que quizás prefiere esperar aquí porque no puede más, está muy dolorida (en diplomacia no le gana ni el tato)

Entonces se abrió la puerta del paraíso, o eso nos dicen en el cursos preparto, donde un monitor le confirmó a la ñoña esa y a su adjunta de servicio que mis contracciones eran de una escala no considerable para no dilatadas, vamos me soltó: puff tienes contracciones de parto y no está ni dilatada, miraré cómo hacer para ponerte la epidural aunque solo este de 1-2. En ese momento no le besé el culo a aquella mujer porque no me daba con la panza que tenía delante.

Me quité mi mugroso chándal y a partir de ahí comienza tu momento Interviú, pero sin previo pago, prepárate a enseñar tu culo, chichi y tetas y lo que toque a todo el que pase por tu paraíso terrenal, es decir cuarto de paritorio. Vamos que lo de grabar el parto a mí no se me ocurre. Cuando ya había autorizado al gorila que firmara todo tipo de papeles donde pusiera que hicieran con mi cuerpo lo que quisieran, sí hombre tu sabes que los de las batas blancas son especialistas, pero además les tiene que decir, “no pienso protestar ni decir ni mú si la cosa no va bien porque tú y sólo tú harás lo que proceda”. Yo le dije al gorila, mira yo lo que quiero es que me consigas droga, aunque sea un porro pero algo que calme este dolor por dios.

Entonces se abrió la puerta y entro ella, la diosa divina, la venus de la maternidad, la mejor sonrisa que has visto en tu vida, todo este azúcar ñoño es para describiros a la ANESTESISTA, que dijo con ese suave acento:

Che papi, abandonamos un rato la habitación tengo que estar a solas…

Yo contagiada por el  entusiasmo rematé:

-Papi, lárgate, esfúmate, matate boludo llego la droga desde el mismito mar de plata.

A partir de ahí, me pinchó de lujo, me dejó una toma cojonuda para que me fueran añadiendo, y por arte de magia y necesidad humana, me dormí. Sí señores, dormí durante tres horas, cual morsa encima de aquella camilla con mis carnes desbordas a ritmo de ronquidos sublimes que el gorila grabó amablemente en su móvil, mientras la pantalla monitorizaba contracciones de pico tipo cordillera del Everest. Alguna vez que otra le oí responder al aitona, por supuesto mi padre debía flipar, primero cocina y ahora duerme, olé los cojones de mi hija.

Después de catorce horas totalmente drogada dentro de aquel cuarto con una tele de plasma que ni en mi casa, pero que no funcionada, y una familia política a la que yo no había avisado, presionando en el exterior del paritorio, el monillo coronó y en ese justo momento la ginecóloga decidió dejarme con el ahí, cual tapón (primer paso para perder tu suelo pélvico). La madrina de la criatura y gine, estaba siguiendo el parto vía móvil retrasmitido por el gorila, fue espectacular los tecnicismos que llego a usar , tipo lo tiene en el segundo nivel, ha pasado ahora el aro de fuego, está en coronación, este se creía que estaba en la final de la champions. A las 8.50 escuché un grito desde su móvil en euskera diciéndome: animo campeona en cuatro lo sacas. Y así fue, entró el equipo de la maniobra empezaron con los pujos y yo vi que la matrona pretendía que aquello fuera despacito y sabe que señora, que llevo catorce horas aquí que mi hijo podía haber nacido a las siete si no hubieran ido a atender las 500 cesáreas programadas, así que lo saco por mis santos ovarios en este pujo sí o sí.

parto-forges1_1
Viñeta de Forges, superando expectativas

No lo negaré lloramos de emoción pero sobre todo flipamos, el monillo era previo pronóstico genético un bebe burka, pa esconderlo, vamos feo o eso me decían mis cuñadas por los antecedentes. Pero nooooo el gorila sólo repetía, es súper-pocholo, tiene ojos azules, mira que flipada, el equipo ginecológico se moría de la risa. Y la madrina confirmó que para ser un parto vaginal era bien guapo y que ella de eso sabía un rato.

No me pregunten más, porque no pude tenerlo más en brazos, perdí el conocimiento había perdido mucha sangre y más cosas como espátulas de Thierry y cosas que no supe hasta leer mi informe. Cuando me desperté estaba con oxígeno, mi hijo en brazos de su padre y la gine y el residente seguían en mis bajos, haciendo nadie sabe qué….pregunté pero obtuve respuesta de niño, esa de tranquila no pasa nada tu relájate mañana tú ginecóloga te lo contará. Por los susurros pude deducir que no podían coserme por dentro, que mis membranas estaban deshilachadas. Salí de aquel paritorio con mascarilla de oxígeno y drenaje chochil, tubo por arriba y otro por abajo, un niño precioso a mi lado y un suelo pélvico que no pudo acompañarme, que se quedó allí en aquel paritorio metalizado donde viví 14 horas, ese fue mi precio. ¿Valió la pena? Pues sí, como no va valerlo, podría haber sido distinto, pues quizás, sólo sé que sufrí depresión post parto y que empezó en el umbral de mi habitación del hospital.

unnamed
El bombonazo que me dieron a cambio de mi “Parquet flotante”

Moraleja: El parto puede ser maravilloso, yo no digo que no, pero no todo el mundo lo vive igual y sobre todo no todo el mundo tiene el mismo cuerpo, la misma resistencia al dolor, es decir hay partos pedo y partos estreñidos. Pero esto hay que decirlo sin tapujos. No eres peor ni mejor por usar la epidural, ni por tener una cesárea. La recompensa para todas será la misma, un gran bebe que te mira con sus ojazos para que lo cuides como mejor puedas. De todas formas, creo que el parto es algo muy personal y se debería de hacer un esfuerzo por parte de los equipos médicos y hospitales ya sea públicos o privados por humanizarlos, pensar que las primerizas no sabemos a qué nos enfrentamos, que muchas pensamos ciegamente en ellos, pero que quizás a veces no todo es pura matemática ni estadística. Por último espero que en este país las mutuas y la seguridad social empiecen a cubrir todo lo relativo al suelo pélvico con menos restricciones y le den la importancia que se merece, que es mucha.  Y sí, hoy al escribir estas líneas he llorado un poco, pero sé que eso no va impedir que algún día pueda volver a repetir la experiencia, juego con ventaja ya no pueden cargarse el suelo pélvico porque no lo tengo, quizás aprovecho quirófano y pido que me pongan una nueva sonrisa vertical 😉

148 thoughts on “TATUAJE RELLENADO

  1. Te estoy imaginando hablando en euskera para desahogarte y me meo, aunque no era para reirse. Que putada lo del suelo pelvico, yo por el parto no me puedo quejar, pero he sido atleta y lo tengo un pokito resentido de entonces. Pero mi parto fue mega estupendo, así que igual me animo a contarlo en el blog para tener una de cal y otra de arena!
    Muxuak!

    1. Claro que sí, por eso he puesto la moraleja, porque no todos son iguales hay muchos buenísimos, pero el mio no lo metería en ese saco. Lo importante es tenerlo claro y digerirlo.
      No sabes lo bien que va tener otro idioma desconocido pa cagarte en todo lo que se menea jajaja

      Muxus

  2. Puff pelillos de punta!
    Enhorabuena por tu bebe y niño que es lo importante, pero como dices, queda tanto por hacer… Y podría y deberían mejorar tantas cosas…
    Me ha encantado tu forma de contarlo.
    Espero que lograras recuperar algo de tu suelo pelvico.
    Un abrazo

    1. Gracias por el apoyo, aunque han pasado 4 años hay momentos en los que te sientes una incomprendida. Pues despues de algunas sesiones ( pocas porque las mutuas lo tiene muy restringido) recupere el tono bastante, pero no soy constante y eso no ayuda. A parte de eso cada vez que estoy enferma con algo que produce tos es mi mejor alarma…..
      Un abrazo y ojala todo mejore para bien

  3. Puff pelillos de punta!
    Enhorabuena por tu bebe y niño que es lo importante, pero como dices, queda tanto por hacer… Y podría y deberían mejorar tantas cosas…
    Me ha encantado tu forma de contarlo.
    Espero que lograras recuperar algo de tu suelo pelvico.
    Un abrazo

    1. Gracias por el apoyo, aunque han pasado 4 años hay momentos en los que te sientes una incomprendida. Pues despues de algunas sesiones ( pocas porque las mutuas lo tiene muy restringido) recupere el tono bastante, pero no soy constante y eso no ayuda. A parte de eso cada vez que estoy enferma con algo que produce tos es mi mejor alarma…..
      Un abrazo y ojala todo mejore para bien

  4. ains…. pues yo también he llorado… :_). tienes el don de hacerme pasar de la carcajada a la lágrima más gorda que he visto en mi vida….
    la verdad es que es un momento duro, pero como dices, la recompensa lo vale…
    y ahora que ya te has desquitado… a cortar leña! que se te ve! que necesitas un bombo como el comer!!!

    1. Tu crees que se me ve…pues yo creo que se me ve que necesito saber que hay otras opciones que quizás se puede vivir de otra manera, pero el miedo no me lo quita nadie. Y ya que estamos de confesiones el bombo me da un perezón de aupa, te lo prometo.
      Besos

  5. ains…. pues yo también he llorado… :_). tienes el don de hacerme pasar de la carcajada a la lágrima más gorda que he visto en mi vida….
    la verdad es que es un momento duro, pero como dices, la recompensa lo vale…
    y ahora que ya te has desquitado… a cortar leña! que se te ve! que necesitas un bombo como el comer!!!

    1. Tu crees que se me ve…pues yo creo que se me ve que necesito saber que hay otras opciones que quizás se puede vivir de otra manera, pero el miedo no me lo quita nadie. Y ya que estamos de confesiones el bombo me da un perezón de aupa, te lo prometo.
      Besos

  6. Feo?????, perdona bonita pero ni tu ni tus cuñadas tenéis puta idea de recién nacidos, es bien guapo, está bien “enterito” como se dice, no está moradito, ni tiene pieles colganderas, ni ojos de huevo, la cabeza se la ve bien redondita…anda ya, bien guapo que es.
    En cuanto al parto, sinceramente lo hiciste de coña, para tocarte unas gilipollas que lo único que hicieron fue drogarte para que no dieras la brasa. El problema de esas terribles anestesias, si anestesias, porque eso no fue una epidural, es que la mujer pierde tanta sensibilidad que ya no eres capaz de controlar nada…y cuando te toca un novato…adiós bajos. Viva la epidural, que invento coño, que rica sabe, que bien te sienta.
    Solo te digo una cosa, dile al gorila de mi parte que tiene suerte de tenerte de mujer, yo le veo con esa parsimonia durante las contracciones y te lo juro que lo-ma-to, madre del amor hermoso…y yo pensaba que el mio era el hombre tranquilo de paciencia infinita, parece mi suegro coño, que apareció un día después porque tenía guardia. jajajajaja.

    1. A ver el gorila no es parsimonioso, pero cierto es que con lo espichada que soy yo tiene que compensar sino sería una casa de locos te lo prometo. Eso sí he saltado temas como que se puso muy nervioso en la última parte por verme mal y no saber como ayudar, y que no paro de mojar pañuelos para humedecerme los labios porque no me dejaban beber. EN serio creo que se siente fuera de juego y es algo tan brutal que les supera.
      Mi niño fue un bombón, pague caro el suelo pélvico pero compensó.

      Besazo, te quiero mucho so burrica

      1. Jejeje, no lo decía sin mala intención que conste, en casa por suerte también hay un hombre tranquilo sino esto sería un frenopático en lugar de una casa.
        La verdad es que los pobres salen como pueden del parto, al mio casi le asfixio durante el parto porque le dio por ayudarme con las respiraciones y su capacidad pulmonar no es la mía, y se lo tubo que decir el gine…”respira hombre que te vas a desmayar no ves que ella aguanta más que tú”, morao estaba.
        Y en cuanto al suelo pelvico se nos resiente a todas y la que diga que no, miente cual bellaca, yo he tenido que hacer muuuuuchas sesiones de bolas chinas y de ejercicios de kegel y no me dieron ni un punto, aquello no se encogía ni con el frío nena y aun necesito muuuucha gimnasia para que el “farolillo” vuelva a ser el que era después de 2 años.
        Yo también te quiero bruta mía. Besos mil.

  7. 😛
    Y aquí digo AWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW y aunque haya dolido, y aunque se haya llevado tú suelo pélvico y aunque “duela” en carne viva porque deseábamos un parto pedo, que se grabara en TV para Divinity y que fuéramos de las de “oiga no hizo falta la episiotomía”….¡SE PUDO! y en cierta forma ¡somos más grandes!
    La terapia verdadera radica leerlo en unos cuantos meses, repasar los comentarios y darte cuenta que ¡sobreviviste! y que ahora tenemos mucho más claro como queremos vivir el siguiente….
    Un abrazo enorme y un besote desmadroso
    P.S. No me hables de sonrisas verticales porque el Santo Joaquín Phoenix (labio leporino) tiene puesta su veladora para que no se le ocurra pasar por el parto de Fetín 😛

    1. Pues amiga yo me planteo muy mucho eso de que si vuelvo a ser madre, aprovechar que estamos por los bajos para decirles que me la cosan bonita la sonrisa y me pongan una nueva, es lo mínimo!!!

      Con lo horMónica que estas, no sé si ese post te ha venido bien o no, pero siguiendo tus consejos he publicado y pienso hacer mi propia terapia.

      Besazo

  8. 😛
    Y aquí digo AWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW y aunque haya dolido, y aunque se haya llevado tú suelo pélvico y aunque “duela” en carne viva porque deseábamos un parto pedo, que se grabara en TV para Divinity y que fuéramos de las de “oiga no hizo falta la episiotomía”….¡SE PUDO! y en cierta forma ¡somos más grandes!
    La terapia verdadera radica leerlo en unos cuantos meses, repasar los comentarios y darte cuenta que ¡sobreviviste! y que ahora tenemos mucho más claro como queremos vivir el siguiente….
    Un abrazo enorme y un besote desmadroso
    P.S. No me hables de sonrisas verticales porque el Santo Joaquín Phoenix (labio leporino) tiene puesta su veladora para que no se le ocurra pasar por el parto de Fetín 😛

    1. Pues amiga yo me planteo muy mucho eso de que si vuelvo a ser madre, aprovechar que estamos por los bajos para decirles que me la cosan bonita la sonrisa y me pongan una nueva, es lo mínimo!!!

      Con lo horMónica que estas, no sé si ese post te ha venido bien o no, pero siguiendo tus consejos he publicado y pienso hacer mi propia terapia.

      Besazo

  9. Peroooo, peroooo…ains qué lloro(en mi vasa me llaman La Titanic)…. Me ha encantado…jaja qué realismo se vive cuando lo lees..eres una artista blogueril.
    Pues yo veo a Monillo precioso en la foto….claro,que recién sacado todos tienen color raro y están asquerositos pegajosos jeje

    El principio, descojon…te , el medio muy intenso y el final inigualable….

  10. Peroooo, peroooo…ains qué lloro(en mi vasa me llaman La Titanic)…. Me ha encantado…jaja qué realismo se vive cuando lo lees..eres una artista blogueril.
    Pues yo veo a Monillo precioso en la foto….claro,que recién sacado todos tienen color raro y están asquerositos pegajosos jeje

    El principio, descojon…te , el medio muy intenso y el final inigualable….

    1. Gracias de verdad y de corazón por tanto piropo. Me supongo que desde que parí y pase todo aquello, decidí tomarlo con humor, primero el tema del suelo pélvico y ahora el del parto igual, la vida es una mezcla de sentimientos a veces sienta de lujo compartirlo.

      Beso

  11. Tía!!! Repítelo!!! El segundo está tirado!! Además de verdad, sale solo, sin anestesias, ni nada. El suelo pélvico ya lo recuperarás algún día, o no, si las bolas chinas no te valen, te regalaremos las compresas de la Conchita Velasco, pero el segundo es… Sublime!!!
    Ya estás preparada… 😛

  12. Tía!!! Repítelo!!! El segundo está tirado!! Además de verdad, sale solo, sin anestesias, ni nada. El suelo pélvico ya lo recuperarás algún día, o no, si las bolas chinas no te valen, te regalaremos las compresas de la Conchita Velasco, pero el segundo es… Sublime!!!
    Ya estás preparada… 😛

      1. Lo es. Es de esas verdades universales que no tienen más respuestas. Además, rodeada de tantas amigas con más de dos, no te dicen lo mismo????
        Creo que sólo por “borrar” la parte mala de tu anterior parto, probar el segundo estaría bien. Pero yo soy muy “niñera”, mi estado natural sería embarazada siempre 😉

  13. OLE OLE y OLEEEEEE! Fíjate que cuando me imaginaba leyendo este post me imaginaba sobrecogida…pero lo he leído con un peazo de sonrisa en la cara…que no veas! Estoy muy orgullosa Peineta! Como diríamos por éstas, tus tierrras también, “Ho tens coll avall això!”. Has escrito un post perfecto, donde cualquier madre haya tenido mejor o peor parto (pedo o estreñido…me meo!) se puede sentir identificada en cada momento. Y como sí o sí es uno de los momentos inolvidables de cualquiera de nosotras…gracias por recordármelo y por hacerme revivir ese momento único!
    Creo que tu terapia está finiquitada…y que estás lista baby!!! jajaja…
    Un megabeso guapísima!

    1. BUeno querida, ayer escribí la primera parte de este parto y espero que te sintieras identificada, porque tu eres una de esas seguidoras que siempre me ha animado a escribirlo, asi que en tu honor y en nombre de todas las que han pasado por un paritorio, este post es un poco de todas.
      Gracias a vosoras por compartir mi terapia particular

  14. Ains me he reido un ratito leyendote! mi parto fué parecido, nada idilico ni como lo pintan muchas mamás! en mi caso no funcionó ni la epidural… menos mal que solo duro 6 horitas que sino me hago una autocesarea o algo!
    Me encanta como te lo tomas, yo ande una temporada un poco decepcionada conmigo misma por ese tema de no soportar el dolor… pero vale la pena! 😀
    Tu bebe preciosisisisisisimo!

  15. Ains me he reido un ratito leyendote! mi parto fué parecido, nada idilico ni como lo pintan muchas mamás! en mi caso no funcionó ni la epidural… menos mal que solo duro 6 horitas que sino me hago una autocesarea o algo!
    Me encanta como te lo tomas, yo ande una temporada un poco decepcionada conmigo misma por ese tema de no soportar el dolor… pero vale la pena! 😀
    Tu bebe preciosisisisisisimo!

    1. Bueno desde que cree el blog tuve claro que las cosas de la maternidad con humor se llevan mejor, pero te entiendo y mucho en lo de sentirse decepcionada con el tema de la resistendia al dolor, pues no te agobies que ya ves que no eres la única.

      Besos y gracias por tanto piropo

  16. 🙂

    Pero aún así, lo conseguiste. Hay que tenerlos muy bien puestos para soportar esa situación y tú lo hiciste. Mi segundo parto como sabes fue totalmente diferente al primero (xa mí, a peor), sorpresas que se lleva una. Mi primero solo puedo decir, que me cosieron la vagina, si tal cual y la parte interna, a carne viva y sin anestesia ninguna, japuta la matrona de los cojones.

    Cuando vayas a parir al tercero, ya estaremos por el grupo gritándote y dándote ánimos :)))

    1. Jajaj el tercero dice la muy joía mira bonica deja que encargue el segundo y según como vaya el tema ya hablamos de vaginas y otros menesteres.

      Pues si que eres una valiente porque así y todo tienes intenciones de repetir una vez más, olé tú!!!

  17. Ains petita, vaya parto pasaste, es curioso que nunca lo hayamos hablado en persona con tanto lujo de detalles. Desde luego cada parto es una historia y cada mujer lo vive de forma diferente, lo principal es que al final madre y bebé sonrían felices y estén bien.
    Yo estoy con ganas y miedito, a ver cómo se me da esta vez, que yo nunca lo he contado, pero hubo sus momentos difíciles, y desde luego, no se me olvida nada!
    Un besote

    1. Tienes razón hay muchas amigas blogueras con las que nunca lo he hablado, es más confieso no haberlo hablado con casi nadie, sólo suelo lanzarme si estoy un poco piripi y en entorno maternal, la última vez que me atreví fue una cena de madres del cole y mira poco a poco lo voy contando con menos dolor.
      El tuyo va ir de lujo y me muero por ver la carita de cucharita.
      UN besazo

  18. Ains petita, vaya parto pasaste, es curioso que nunca lo hayamos hablado en persona con tanto lujo de detalles. Desde luego cada parto es una historia y cada mujer lo vive de forma diferente, lo principal es que al final madre y bebé sonrían felices y estén bien.
    Yo estoy con ganas y miedito, a ver cómo se me da esta vez, que yo nunca lo he contado, pero hubo sus momentos difíciles, y desde luego, no se me olvida nada!
    Un besote

    1. Tienes razón hay muchas amigas blogueras con las que nunca lo he hablado, es más confieso no haberlo hablado con casi nadie, sólo suelo lanzarme si estoy un poco piripi y en entorno maternal, la última vez que me atreví fue una cena de madres del cole y mira poco a poco lo voy contando con menos dolor.
      El tuyo va ir de lujo y me muero por ver la carita de cucharita.
      UN besazo

  19. Hola! me ha encantado este post, el anterior y la moraleja. Enhorabuena por ese peque y ánimo, en un tiempito igual nos tiramos a la piscina y tenemos un segundo parto. Malo será 😉 biquiños!

  20. Es la primera vez que comento, aunque te leo siempre.
    Pues mi primer parto fue rápido pero creo que peor que el tuyo. Cuando ya estaba a punto de salir, al nene le dio por no querer/poder latir su corazón. Yo estaba con el epidural pero despierta aunque agotada. Vi a todos con cara de los de Urgencias cuando algo va mal, me dieron a firmar un papel que le puse casi una equis porque no podía de las contracciones, me sacaron en camilla a toda host… como en las pelis diciéndome que “o te abrimos ahora y te lo sacamos o no hay bebé”. Me eché a llorar del pánico que sentí, y mi marido también. Le dijeron que no podía estar conmigo. Me pusieron una mascarilla de gas y después todo es negro. Me desperté dos horas y media después, y el nene ya estaba allí, en el pecho peludo de su padre. El ninho más guapo del mundo. Todavía no lo he superado, pero hoy tiene cinco anhos y ya no pienso en ello tan a menudo.
    El segundo – sí, me atreví, soy masoquista – fue peor que el primero, pero ese ya no te lo cuento, para no agobiarte. Lo repetiría, no obstante, una y mil veces, porque el peque con 19 meses es un Amor. En este parto pienso algo más porque aún está caliente, vaya.
    Pero….
    Mira cómo está el patio, que ahora me planteo el tercero, pero ya quizás con cesárea programada, para poder estar presente y bien despierta cuando nazca uno de mis hijos y que el pecho que huela sea el mío, por una santa vez!!!! Jajajaja, me río, pero ha sido duro, duro.
    Definitivamente, somos unas campeonas y unas valientes. Y tú una heroína, maja, te lo digo de corazón. A por el segundo ya!!! 😀

    1. Estoy llorando te lo prometo, me emociona leeros y ver que un simple post con un toque de humor es capaz de hacer terapia, de contar relatos y de hacer ver que los momentos de la martenidad pueden ser muy duros pero por alguna razón sobrenatural sobrevivimos a ellos.Pero que muchas veces nadie se plantea nuestro dolor o se llega a imaginar lo que una madre como persona humana que es puede llegar a sentir en esos momentos.
      Me encanta que me leas, me emociona que hoy te hayas atrevido a comentar y te invito a que aunque sea para ti, escribas tus partos es una manera de enterrarlos aunque tu y yo sabemos que siempre perduraran en tu mente, no nos olvidemos que nuestros niños siempre nos preguntaran eso de ¿Mamá yo como vine?.

      En fin eres una valiente y una heroina y te deseo lo mejor si vas a por tu tercero y no tengas ningun reparo en pedir cesárea y vivirlo como tu quieras, tu parto es tuyo querida.

      Besazos

  21. Es la primera vez que comento, aunque te leo siempre.
    Pues mi primer parto fue rápido pero creo que peor que el tuyo. Cuando ya estaba a punto de salir, al nene le dio por no querer/poder latir su corazón. Yo estaba con el epidural pero despierta aunque agotada. Vi a todos con cara de los de Urgencias cuando algo va mal, me dieron a firmar un papel que le puse casi una equis porque no podía de las contracciones, me sacaron en camilla a toda host… como en las pelis diciéndome que “o te abrimos ahora y te lo sacamos o no hay bebé”. Me eché a llorar del pánico que sentí, y mi marido también. Le dijeron que no podía estar conmigo. Me pusieron una mascarilla de gas y después todo es negro. Me desperté dos horas y media después, y el nene ya estaba allí, en el pecho peludo de su padre. El ninho más guapo del mundo. Todavía no lo he superado, pero hoy tiene cinco anhos y ya no pienso en ello tan a menudo.
    El segundo – sí, me atreví, soy masoquista – fue peor que el primero, pero ese ya no te lo cuento, para no agobiarte. Lo repetiría, no obstante, una y mil veces, porque el peque con 19 meses es un Amor. En este parto pienso algo más porque aún está caliente, vaya.
    Pero….
    Mira cómo está el patio, que ahora me planteo el tercero, pero ya quizás con cesárea programada, para poder estar presente y bien despierta cuando nazca uno de mis hijos y que el pecho que huela sea el mío, por una santa vez!!!! Jajajaja, me río, pero ha sido duro, duro.
    Definitivamente, somos unas campeonas y unas valientes. Y tú una heroína, maja, te lo digo de corazón. A por el segundo ya!!! 😀

    1. Estoy llorando te lo prometo, me emociona leeros y ver que un simple post con un toque de humor es capaz de hacer terapia, de contar relatos y de hacer ver que los momentos de la martenidad pueden ser muy duros pero por alguna razón sobrenatural sobrevivimos a ellos.Pero que muchas veces nadie se plantea nuestro dolor o se llega a imaginar lo que una madre como persona humana que es puede llegar a sentir en esos momentos.
      Me encanta que me leas, me emociona que hoy te hayas atrevido a comentar y te invito a que aunque sea para ti, escribas tus partos es una manera de enterrarlos aunque tu y yo sabemos que siempre perduraran en tu mente, no nos olvidemos que nuestros niños siempre nos preguntaran eso de ¿Mamá yo como vine?.

      En fin eres una valiente y una heroina y te deseo lo mejor si vas a por tu tercero y no tengas ningun reparo en pedir cesárea y vivirlo como tu quieras, tu parto es tuyo querida.

      Besazos

  22. Eres mu grande !! Me ha encantado, yo fui de las de un parto de ensueño siendo primeriza, ni episotomía ni ná…como dicen algunos lo mío fue de dulce. Fijate que aún recuerdo a la matrona explorando mis bajos y soltando con su acento granaíno ” que tacto más bonico tienes”
    Y tu peque más potxolo no pueder ser…gracias por compartir este momento 🙂

  23. Eres mu grande !! Me ha encantado, yo fui de las de un parto de ensueño siendo primeriza, ni episotomía ni ná…como dicen algunos lo mío fue de dulce. Fijate que aún recuerdo a la matrona explorando mis bajos y soltando con su acento granaíno ” que tacto más bonico tienes”
    Y tu peque más potxolo no pueder ser…gracias por compartir este momento 🙂

    1. Que suerte hija, a mí por decir me llegaron a decir : que coxis por dios… una mijilla de ná me falto pa soltarle que malafollá hijo pareces de peinetaland.
      Pues chica eres una afortunada y seguro que te puedes volver a lanzar una y mil veces que con experiencias así todo se ve distinto.
      Gracias a vosotros por compartilo conmigo.Besazo pa mi tierra santa!!

  24. Querida Peineta,

    Ay, qué decirte!
    Te cuento mi experiencia, intento hacerlo corto, porque daría para muchos posts.

    Primer embarazo, primeriza, amenaza de paro prematuro a 28 semanas, 4 semanas en el hospital y a 32 semanas, segunda amenaza, imparable este vez y parto. Los dolores empezaron a las 8 de la tarde, la matrona de guardia en el hospital, une reemplazante, que no me conocía, decretó que era una quejica, que no estaba de parto y que quería llamar la atención porque hacia 1 mes que estaba hospitalizada y me quería ir a casa. A las 10 de la noche la había llamado 3 veces y se cansó y me dio unas pastillas para que me durmiese (y la dejase en paz), me las tomé y seguía con dolores pero ya dejé de llamarla. Fue mi compañera de habitación que, por compasión, la llamó a la 1 de la mañana para decirle “mire, la señora de al lado, llora y dice ay, ay, ay” Vuelve la tipeja esa y me dice “pero todavía no duermes?, te voy bajar de partos porque no puedo ocuparme de ti”. Llego a partos y me recibe una matrona, adorable, me explora y me dice, guapa estas de parto. Eras las 2 de la mañana, llamo a mi marido, llama a mi ginecólogo y le digo, “quiero que mes trasladéis porque esta clínica no tiene unidad de neo-natos para niños de 32 semanas, solo de 34”. Llaman al SAMUR y nadie puede venir. No nos pueden trasladar, ademas empiezo a dilatar a lo bestia y el corazón de mi hijo esta con el efecto yo yo. La matrona me dice, bueno vas a dar a luz hoy y aquí. A tu hijo le trasladaremos después. Me entró una congoja horrible. A todo esto, las contracciones siguen con una potencia “quiticagas” y ya les digo, bueno puesto que voy a dar a luz me podéis quitar el dolor ? Y me mandan, al enviado de la providencia, el anestesista, que me pone la peridural y paso dos horas de nirvana en las que como tu me dormí. A las 5 de la mañana el parto se para, no dilato mas allá de 8 cm. “normal es un útero prematuro” dice la matrona. Son las 5 de la mañana.
    Mi hijo nació a las 11:20, después de que me pusiesen oxitocina a las 9, después de utilizar forceps, estuve a punto de tener una cesárea porque el bebé no salia y empezaba a sufrir.
    Di a luz con oxigeno, con fiebre y con un miedo atroz. A mi hijo se lo llevaron sin que le viera y dos horas después vino el SAMUR a llevárselo a otro hospital. Le volví a ver 2 días después cuando me permitieron salir y Peineta, vi a varios niños en una sala de hospital y no sabía cual era el mio, me lo tuvo que decir mi marido. Y ese momento es el mas triste de mi vida.

    Te cuento esto no para que te pongas triste sino para decirte que aprendí de ese parto y que el parto de mi hija fue mejor, muy fácil físicamente hablando (aunque nivel dolor como dicen los franceses “lo que degusté!” Viva la anestesia); También se la llevaron en incubadora pero exigí y obtuve, poder coger a mi hija, besarla, mirarla, grabar su cara en mi memoria, darle la bienvenida y explicarle que se iba en una incubadora pero que en unas horas iba yo rápida como el rayo (bueno como pude, como el rayo no fue), que durmiese para descansar y que nos veríamos pronto.
    Tu siguiente parto, serás mucho mas consciente de muchas cosas, mas activa, mas asertiva con lo que quieres y pienso que irá mejor!

    1. Laura eres una heroina, estoy llorando, me parece todo tan tremendo, pero has dicho algo de lo que yo siempre hablo. LA gente que elegimos parir por la privada es muy importante asegurarte que hay servicio de neonatologia, es decir neo-natos y esto yo lo tuve muy en cuenta aunque por suerte no hizo falta, así que si estas leyendo este coments ires primeriza tenerlo muy en cuenta.
      No sé que más decirte excepto gracias por comentarlo y compartirlo conmigo y con todos, por cosas como estas los partos y el trato a las parturientas deben de ser humanos, pillaba yo a la tipeja esa y la mandaba a dilatar junto con mi ñoña residente por donde tu ya sabes.
      Besazo de corazón

  25. que bebé más precioso, ¿quién dijo que era feo? estoy con lo de súper-pocholo ♥
    y también estoy de acuerdo contigo en lo de incluir el tratamiento del suelo pélvico y un seguimiento posparto en general. yo tengo los abdominales separados para siempre por el embarazo y una tripota fofa para siempre también, por mucho ejercicio que haga, aunque siempre puede mejorar algo, claro está, pero nunca me recuperaré del todo. hubiera agradecido que me lo hubieran dicho o me hubieran avisado de lo que podía pasar, al menos te puedes preparar… en fin…
    un besote

  26. que bebé más precioso, ¿quién dijo que era feo? estoy con lo de súper-pocholo ♥
    y también estoy de acuerdo contigo en lo de incluir el tratamiento del suelo pélvico y un seguimiento posparto en general. yo tengo los abdominales separados para siempre por el embarazo y una tripota fofa para siempre también, por mucho ejercicio que haga, aunque siempre puede mejorar algo, claro está, pero nunca me recuperaré del todo. hubiera agradecido que me lo hubieran dicho o me hubieran avisado de lo que podía pasar, al menos te puedes preparar… en fin…
    un besote

    1. Ahí le has dado, ahora que tenemos compañera blogueras por toda europa, te enteras de servicio y antenciones que tienen las parturientas que aquí estan a años luz. Todo lo relativo al suelo pélvico, doulas etc…. aquí son cosas a costear de tu bolsillo y no todo el mundo puede permitírselo.
      Un beso

  27. he dado vueltas antes de decidirme a leerte, pero no podía perderme los primeros minutos moniles, así que aquí estoy – con descansos entre párrafos y alguna que otra línea muy médica pasada por alto, que a aprensiva no me gana ni el tato que dices tú.

    aún así, debo confesar que me he reído a carcajadas, pensar que la traductora eres tú y mira el gorila, qué apañao XD

    a por el segundo! y una aclaración, ahora las cesáreas no son verticales, sino horizontales y la cicatriz no se nota nada, que yo tengo una operación similar ^^ (para burla de quienes siempre me preguntaban que si era lo que me daba más miedo de tener hijos, pera esa es otra historia XD)

  28. he dado vueltas antes de decidirme a leerte, pero no podía perderme los primeros minutos moniles, así que aquí estoy – con descansos entre párrafos y alguna que otra línea muy médica pasada por alto, que a aprensiva no me gana ni el tato que dices tú.

    aún así, debo confesar que me he reído a carcajadas, pensar que la traductora eres tú y mira el gorila, qué apañao XD

    a por el segundo! y una aclaración, ahora las cesáreas no son verticales, sino horizontales y la cicatriz no se nota nada, que yo tengo una operación similar ^^ (para burla de quienes siempre me preguntaban que si era lo que me daba más miedo de tener hijos, pera esa es otra historia XD)

    1. Te prometo que yo soy muy aprensiva, demasiado pero así y todo durante el embarazo pase por pruebas y cosas que no sé ni como lo hice, a veces el cuerpo te sorprende y mucho.
      Me alegro que ye hayas reido, porque me chifla hacerte reir querida.
      Crees que me he ganado otro batsita o como se diga de esos…. sí alguna vez me vuelvo a poner de parto apareces con uno de esos justo detrás de la anestesista.

      Besos

  29. Este me ha gustado aun más que el primero! Qué manera de contarlo, qué arte! Y tienes toda la razón, todos los cuerpos son distintos, y los partos, también. Me has hecho recordar mi post parto y mi machucado suelo pélvico después del primer parto (pero ya te conté el otro dia…el segundo parto, casi sin anestesia y el suelo pelvico que ni se entero…y un post parto…para salir a bailar el segundo dia…asi que si te animas, ya sabes…siempre puede ser diferente!) 🙂

  30. Este me ha gustado aun más que el primero! Qué manera de contarlo, qué arte! Y tienes toda la razón, todos los cuerpos son distintos, y los partos, también. Me has hecho recordar mi post parto y mi machucado suelo pélvico después del primer parto (pero ya te conté el otro dia…el segundo parto, casi sin anestesia y el suelo pelvico que ni se entero…y un post parto…para salir a bailar el segundo dia…asi que si te animas, ya sabes…siempre puede ser diferente!) 🙂

  31. Un hijo a cambio del suelo pélvico. Es jodido pero… lo que hace el amor (y no el de cortar leña, leñe).
    Ahora, traumas aparte, a por el segundo que el Monillo necesita con quien pagarse.
    Bss

    1. Así me gusta que te vayas concienciando, pero yo que tu hacía como la jenni lopez y aseguraba el suelo pélvico por millones, así luego cuando no lo tengas pensarás me meo encima pero oye cada gotica vale su peso en oro 😉
      Beso guapa

  32. ¡Ay! ¡Y por fin salió el monillo! Qué guapo, maja… un bebé de anuncio, y nada deformado por el parto vaginal. ¡Olé por la madre que lo parió!

    Me he hecho fan del Gorila con la traducción políticamente correcta, con la emoción de ver a su niño guapetón… esas cosas, you know.

    No fue fácil, y te dejaste el suelo pélvico por el camino. Pero como decíamos ayer, compensar, compensa. ¡Nos tienen enamorás!

    ¿Sabes? A mí tras mi primera cesárea tampoco me podían coser, pero no por estar deshilachada, sino porque tenía las fibras muy duras “como si fuera callo de otra cesárea”. Imagina mi cara de flipe cuando oí eso. En fin.

    Bueno, que me alegro de varias cosas:
    Una, haberme enterado de que has publicado en el curro, así comento desde PC que me explayo más 😛
    Y la importante: que lo hayas contado, que sea una catarsis. Que seas un cierre de círculo para ponerte al lío y encargar una monilla a la que hacerle una copita rosa.

    Mil besos, fermosa. Hasta lo trágico (por las circunstancias, no por el resultado) lo cuentas con gracia, jodía. Y yo de crisis. En fin.

  33. ¡Ay! ¡Y por fin salió el monillo! Qué guapo, maja… un bebé de anuncio, y nada deformado por el parto vaginal. ¡Olé por la madre que lo parió!

    Me he hecho fan del Gorila con la traducción políticamente correcta, con la emoción de ver a su niño guapetón… esas cosas, you know.

    No fue fácil, y te dejaste el suelo pélvico por el camino. Pero como decíamos ayer, compensar, compensa. ¡Nos tienen enamorás!

    ¿Sabes? A mí tras mi primera cesárea tampoco me podían coser, pero no por estar deshilachada, sino porque tenía las fibras muy duras “como si fuera callo de otra cesárea”. Imagina mi cara de flipe cuando oí eso. En fin.

    Bueno, que me alegro de varias cosas:
    Una, haberme enterado de que has publicado en el curro, así comento desde PC que me explayo más 😛
    Y la importante: que lo hayas contado, que sea una catarsis. Que seas un cierre de círculo para ponerte al lío y encargar una monilla a la que hacerle una copita rosa.

    Mil besos, fermosa. Hasta lo trágico (por las circunstancias, no por el resultado) lo cuentas con gracia, jodía. Y yo de crisis. En fin.

    1. Sí hija, después de parir el blog decidí que para hacer terapia de algunas cosas duras de la maternidad o tiraba de humor o la cosa iba a estar jodida y mira no me ha ido tan mal, no me puedo quejar.
      El gorila en el fondo se porto bastante bien, seamos sinceras según en que casos tampoco pueden hacer gran cosa o así lo vi yo desde mi momento morsa-camilla.
      No te emociones con capitas rosas, ni nombre al diablo 😉

      Besos guapa y sal ya de esa crisis

  34. ¿Te DORMISTE durante el parto? ¡Eso no lo había oído nunca! Jaja tía eres la leche!!

    Respecto a un posible futuro monillo2, piensa que un segundo parto puede ser una cuarta parte del tiempo del primero. Yo tuve un parto-exprés la 2ª vez: 3 horas, pim pam pum, fuera. Aunque doler duele igual, madredelamorhermoso qué dañoooo! :O

  35. ¿Te DORMISTE durante el parto? ¡Eso no lo había oído nunca! Jaja tía eres la leche!!

    Respecto a un posible futuro monillo2, piensa que un segundo parto puede ser una cuarta parte del tiempo del primero. Yo tuve un parto-exprés la 2ª vez: 3 horas, pim pam pum, fuera. Aunque doler duele igual, madredelamorhermoso qué dañoooo! :O

    1. A ver según la ginecóloga era normal que me duermiera, porque después del esfuerzo que estaba haciendo mi cuerpo para soportar ese dolor, a la primera relajación de la anestesia caía redonda, me vino de lujo no creo que hubiera aguanta más tiempo sin desfallecer esas contracciones.
      NO me hables de daño que no me animas leñe 😉

  36. De nuevo me esperé a estar con Chico, ahora sonreía y me dijo “ves que si se puede controlar”. En mi parto 1 yo le metí una patada a la enfermera.

    Me encantó la historia y sobre todo la moraleja. Cada parto es tan distinto, y sabes que cuando se hace con respeto y todo el equipo está en eso, los resultados siempre serán espectaculares.

    Desde mi parto 3 han pasado ya casi cuatro años y no he podido recapitularlo en detalle porque fue una experiencia muy diferente a comparación de las dos anteriores y dolorosa.

    Por cierto gracias por aclarar lo de la anestesiólogo, jajaja. Yo le profeso amor eterno.

    Un beso y gracias por tan menudo post!

  37. De nuevo me esperé a estar con Chico, ahora sonreía y me dijo “ves que si se puede controlar”. En mi parto 1 yo le metí una patada a la enfermera.

    Me encantó la historia y sobre todo la moraleja. Cada parto es tan distinto, y sabes que cuando se hace con respeto y todo el equipo está en eso, los resultados siempre serán espectaculares.

    Desde mi parto 3 han pasado ya casi cuatro años y no he podido recapitularlo en detalle porque fue una experiencia muy diferente a comparación de las dos anteriores y dolorosa.

    Por cierto gracias por aclarar lo de la anestesiólogo, jajaja. Yo le profeso amor eterno.

    Un beso y gracias por tan menudo post!

  38. Me ha encantado y emocionado tu relato – parte I y parte II-, he reído y sufrido contigo. Lo bueno de estos relatos de partos es que cada uno es único… Y así debe ser, cada una lo vive a su manera. Y el resultado, aunque no fuera el parto que te habías imaginado, es lo que importa, tu pequebebé (o pequebebés repetidos, como en nuestro segunda parto) en tus brazos buscándote. Gracias por compartirlo, que no siempre es fácil contar esos momentos.

    1. Estoy encantada de compartirlo con vosotros, por la acogida que ha tenido y porque muchos habéis sabido entender que a veces no es fácil contarlo pero si necesario.
      La recompensa lo merece con creces, nuestro niños son lo mejó!!

      Besos

  39. Bueno Peineta siempre te leo y casi nunca te comento, pero me has emocionado y mucho. Yo tenía mucho miedo al segundo parto, me he pagado de mi bolsillo el tratamiento del suelo pélvico, las clases de dilatación, las clases de masaje perineal para que papabatallas aprendiera… En fin, hace diez días que día a luz, todavía no he contado el parto en el blog, pero ha sido distinto, no ha sido un parto “soñado” como me habría gustado pero si he sufrido menos, he exigido más y se me ha respetado. La decisión de tener otro hijo es muy personal, yo durante el embarazo alguna vez me he arrepentido del miedo y durante el parto también pensé pero quien me manda a mí pasar este calvario otra vez, sobretodo cuando ví que otra vez era inducido. Pero ahora no lo cambiaría por nada, compensa.
    PD.: la foto de molinillo es preciosa que mirada.

    1. Wuaauuaua tu testimonio es lo mejor que podía recibir hoy con este post en serio, me gusta ver como enfocaste el segundo parte, pero como reconoces que los miedos siguen y que a veces hasta te puedes arrepentir, pero que el camino recorrido con el primero sirve para arreglar cosas del segundo.
      Eso sí una pena que tengamos que pagar del bolsillo todas esas herramientas, cursos etc…. tan útiles para mejorar estos procesos.
      Gracias por comentar tu experiencia y gracias por leer y felicidades por esa segunda maternidad!!!! Besos

  40. Mi hija mayor fue prematura. Entré en el hospital con una gastroenteritis, a las 34 semanas, y salí diez días después con una cesárea de urgencias y sin bebé, porque ella se tuvo que quedar más de un mes porque nacio solo con 1,700 kilos. Fue duro, porque nunca me imaginé que mi parto (no-parto en este caso) fuese a ser así. Sin embargo te digo que como experiencia fue mucho menos traumática que mi segundo parto. Te leía y me emocionaba, porque me sentí tremendamente identificada cuando relatabas tu pérdida de sangre, la actitud esquiva de los médicos intentando coserte… y la posterior depresión postparto. Merece la pena, pues sí, pero son cosas que te marcan.
    Yo estuve más de 36 horas con la bolsa rota, con unas contracciones de caballo y oxitocina a chorro. Y eso que, como la primera había sido cesárea, no iba a tener un parto muy “agresivo”. Les pedí, les rogué otra cesaria, pero la ginecóloga se empeñó, y cito textualmente en que iba a “tener la experiencia de un parto vaginal”. No daba dilatado, cuando me pusieron la epidural solo me durmió un lado y, tras 36 horas, justo me fui a poner de parto cuando todos los paritorios estaban ocupados. La parte de la sangre te la ahorro, que de eso sabras mucho, pero también se puede titular como convertir un parto en la matanza de Textas. La residente que me atendió consideró que estaba demasiado verde todavía para realizarme la episotomía y fíjate, no debía estar porque al segundo empujón mi bebé pasó de estar totalmente dentro a salir hasta la cintura. Fue tal el sobresalto de todo el mundo que se le resbaló y gracias a ello yo acabé rasgando en dos trayectorias -como las cornadas de los toreros-. Lo único que recuerdo de mi parto fue la cara de la residente cuando vio el estropicio y yo preguntandole, “Hay algo que no puedas arreglar con hilo y aguja?”.
    El problema es que, como a tí, tampoco podían coserme por dentro y venga a sangrar, pero yo estaba consciente y veía el revuelo en el paritorio, mi marido blanco como la cera, ni tener la niña cerca lo consolaba viendo aquel panorama. Mi familia fuera, dándose cuenta de que tanta espera después de que la niña naciese ya no era normal… Ni la residente ni la ginecóloga a la que llamaron pudieron coserme, así que me mandaron así para la habitación, con el útero relleno de gasas para parar la hemorragia. Fue lamentable. Uno de los peores recuerdos.
    El post parto, ni te cuento. Porque los puntos se infectaron y acabé postrada en cama. Mi madre se encontraba en la calle con la gente y en vez de contarles feliz el nacimiento de su nieta se le llenaban los ojos de lágrimas recordando el estropicio. No voy a culpar solo a aquello de mi decisión de no darle el pecho, pero sí que es cierto que si física y anímicamente mi situación hubiese sido otra seguro que lo habría intentado con más ahínco.
    Así que te puedo asegurar que si alguien te entiende soy yo… Cuatro años después, sigo odiando hablar de ese parto y de esas primeras semanas, aunque no me importe contarle a todo el que me quiera oir historias de mi cesárea y mostrar fotos de mi renacuaja en la incubadora. Comparto tu reflexión final al cien por cien. Un abrazo y perdón por el rollo

  41. Mi hija mayor fue prematura. Entré en el hospital con una gastroenteritis, a las 34 semanas, y salí diez días después con una cesárea de urgencias y sin bebé, porque ella se tuvo que quedar más de un mes porque nacio solo con 1,700 kilos. Fue duro, porque nunca me imaginé que mi parto (no-parto en este caso) fuese a ser así. Sin embargo te digo que como experiencia fue mucho menos traumática que mi segundo parto. Te leía y me emocionaba, porque me sentí tremendamente identificada cuando relatabas tu pérdida de sangre, la actitud esquiva de los médicos intentando coserte… y la posterior depresión postparto. Merece la pena, pues sí, pero son cosas que te marcan.
    Yo estuve más de 36 horas con la bolsa rota, con unas contracciones de caballo y oxitocina a chorro. Y eso que, como la primera había sido cesárea, no iba a tener un parto muy “agresivo”. Les pedí, les rogué otra cesaria, pero la ginecóloga se empeñó, y cito textualmente en que iba a “tener la experiencia de un parto vaginal”. No daba dilatado, cuando me pusieron la epidural solo me durmió un lado y, tras 36 horas, justo me fui a poner de parto cuando todos los paritorios estaban ocupados. La parte de la sangre te la ahorro, que de eso sabras mucho, pero también se puede titular como convertir un parto en la matanza de Textas. La residente que me atendió consideró que estaba demasiado verde todavía para realizarme la episotomía y fíjate, no debía estar porque al segundo empujón mi bebé pasó de estar totalmente dentro a salir hasta la cintura. Fue tal el sobresalto de todo el mundo que se le resbaló y gracias a ello yo acabé rasgando en dos trayectorias -como las cornadas de los toreros-. Lo único que recuerdo de mi parto fue la cara de la residente cuando vio el estropicio y yo preguntandole, “Hay algo que no puedas arreglar con hilo y aguja?”.
    El problema es que, como a tí, tampoco podían coserme por dentro y venga a sangrar, pero yo estaba consciente y veía el revuelo en el paritorio, mi marido blanco como la cera, ni tener la niña cerca lo consolaba viendo aquel panorama. Mi familia fuera, dándose cuenta de que tanta espera después de que la niña naciese ya no era normal… Ni la residente ni la ginecóloga a la que llamaron pudieron coserme, así que me mandaron así para la habitación, con el útero relleno de gasas para parar la hemorragia. Fue lamentable. Uno de los peores recuerdos.
    El post parto, ni te cuento. Porque los puntos se infectaron y acabé postrada en cama. Mi madre se encontraba en la calle con la gente y en vez de contarles feliz el nacimiento de su nieta se le llenaban los ojos de lágrimas recordando el estropicio. No voy a culpar solo a aquello de mi decisión de no darle el pecho, pero sí que es cierto que si física y anímicamente mi situación hubiese sido otra seguro que lo habría intentado con más ahínco.
    Así que te puedo asegurar que si alguien te entiende soy yo… Cuatro años después, sigo odiando hablar de ese parto y de esas primeras semanas, aunque no me importe contarle a todo el que me quiera oir historias de mi cesárea y mostrar fotos de mi renacuaja en la incubadora. Comparto tu reflexión final al cien por cien. Un abrazo y perdón por el rollo

    1. Nada de rollo, cuando hago post como estos de terapia no sólo los hago para mí sino también para que muchas de vosotras podáis poner vos y letras a vuestra historia. No puedo más que decirte que el monillo tampoco tuvo una lactancia efectiva y que muchas veces cuando la gente habla de información y ayuda, para mí se olvida del capítulo parto y el estado de ánimo y moral de la madre después del parto. Me he emocionado mucho al leer tu comentario, me quedo con mal sabor de boca y por supuesto el mío al lado del tuyo fue mucho más light.
      Pero tiene que llegar el día en que no odies hablar del parto y lo cuentes para que la gente que pueda hacer que esas cosas no sean así las mejoren.
      El mayor de los abrazos, un beso y no hay nada que perdonar sino agradecer tu participación

  42. Nunca te había leído y quería decirte ENHORABUENA porque tiene que ser duro relatar en tono de humor algo tan duro. Me alegra que estés enfrentandote a ello, estamos preparadas hormonalmente para grabar en lo mas profundo de nuestra memoria el parto, y esto es bueno si todo va bien, si no puede hacerte sentir mal por mucho tiempo.
    A mi me daba pánico ir al hospital y que me tocara un “ginecosaurio” que me maltratara, por eso hice un mega esfuerzo y me fui a una ginecóloga muy respetuosa, que incluso las cesáreas las hace muy “respetadas” al final tuve suerte y tuve un “parto pedo” como tu dices, pero que se preocuparan de mi me costó una barbaridad de dinero. Estoy completamente de acuerdo en que deberían tratarnos más como humanas en un momento clave de su vida, y atendernos con mas sensibilidad.
    Mucho ánimo, lo,dicho, encantada de visitarte me quedo por aquí.

    1. Me alegro que tuvieras un parto pedo eres una suertuda, pero como tu dices tuviste que pagar una barbaridad y yo creo que no tendría que ser así, ojala que en un futuro toda esa humanidad esté al alcance de todos.
      Gracias por tus palabras y espero que te guste quedarte por mi loca casa.

  43. Nunca te había leído y quería decirte ENHORABUENA porque tiene que ser duro relatar en tono de humor algo tan duro. Me alegra que estés enfrentandote a ello, estamos preparadas hormonalmente para grabar en lo mas profundo de nuestra memoria el parto, y esto es bueno si todo va bien, si no puede hacerte sentir mal por mucho tiempo.
    A mi me daba pánico ir al hospital y que me tocara un “ginecosaurio” que me maltratara, por eso hice un mega esfuerzo y me fui a una ginecóloga muy respetuosa, que incluso las cesáreas las hace muy “respetadas” al final tuve suerte y tuve un “parto pedo” como tu dices, pero que se preocuparan de mi me costó una barbaridad de dinero. Estoy completamente de acuerdo en que deberían tratarnos más como humanas en un momento clave de su vida, y atendernos con mas sensibilidad.
    Mucho ánimo, lo,dicho, encantada de visitarte me quedo por aquí.

    1. Me alegro que tuvieras un parto pedo eres una suertuda, pero como tu dices tuviste que pagar una barbaridad y yo creo que no tendría que ser así, ojala que en un futuro toda esa humanidad esté al alcance de todos.
      Gracias por tus palabras y espero que te guste quedarte por mi loca casa.

  44. Te leo emocionada… Gracias por compartirlo con todas nosotras, valiente! Y también me han emocionado las situaciones vividas por las demás.
    Estoy de 31 semanas y a veces me siento un poco culpable porque me dan “miniataques de miedo” al parto. Así que a respirar por fuera y luego pa’ por dentro… 🙂

    1. Quién dijo miedo? Vamos a ver, mis partos fueron horrorosos y traumáticos ambos, pero os cuento que mi cuñada dio a luz diez días antes que yo y te juro que mi ahijada salió en cinco horas, de las cuales dos se las pasaron en casa los papás, esperando a ver si no hacía falta despertar al de cuatro años por una tontería… Fue todo como la seda, a los dos días, OJO AL DATO, la tía con un par se fue a ver la actuación de mi sobrino de cuatro años a un teatro con la nena. Así que os dejo este testimonio a todas las q estáis a puntito, a las que queréis pero os da miedito, a las que pasasteis por malas experiencias, y en fin, para todas. Parir puede ser precioso, así que valor y al toro, amoshombreyá! 😛

  45. Te leo emocionada… Gracias por compartirlo con todas nosotras, valiente! Y también me han emocionado las situaciones vividas por las demás.
    Estoy de 31 semanas y a veces me siento un poco culpable porque me dan “miniataques de miedo” al parto. Así que a respirar por fuera y luego pa’ por dentro… 🙂

    1. No te sientes culpable por sentir ataques de miedo porque muchas lo hemos sentido y a veces ni las respiraciones lo calman, es el miedo ante lo desconocido. Me alegro que hayas leído los comentarios porque creo que en muchos de ellos hay autenticas lecciones de vida en lo que a partos se refiere.
      UN beso y ánimo valiente!

    2. Quién dijo miedo? Vamos a ver, mis partos fueron horrorosos y traumáticos ambos, pero os cuento que mi cuñada dio a luz diez días antes que yo y te juro que mi ahijada salió en cinco horas, de las cuales dos se las pasaron en casa los papás, esperando a ver si no hacía falta despertar al de cuatro años por una tontería… Fue todo como la seda, a los dos días, OJO AL DATO, la tía con un par se fue a ver la actuación de mi sobrino de cuatro años a un teatro con la nena. Así que os dejo este testimonio a todas las q estáis a puntito, a las que queréis pero os da miedito, a las que pasasteis por malas experiencias, y en fin, para todas. Parir puede ser precioso, así que valor y al toro, amoshombreyá! 😛

      1. Rous nadie ha dicho que no lo sea, simplemente que muchas no hemos tenido esa suerte y hemos querido compartir nuestra experiencia y hacer de eso una terapia de superación. Dicho esto, he dejado bien claro en la moraleja que cada parto es un mundo y que existen muchos partos buenos, pero eso no quita miedo a la nuevo y desconocido.
        Enhorabuena a la campeona de tu cuñada 😉

        1. A quién se lo vas a contar! Como te escribí en otro comentario más arriba, mis partos fueron muy malos, y aún no están superados pero no me gustaría que por nuestras experiencias negativas las que están a punto se pusieran nerviosas. La psique, al fin, hace mucho. Hay gente con suerte y yo quería simplemente darle ánimos a Laura, porque seguro que a ella le sale todo a pedir de boca 😉 Miedo, el justo, y palante, campeona, tú puedes! 🙂
          Por cierto, el monillo es uno de los recién nacidos más guapa que he visto. Tenía razón objetiva el gorila, te lo aseguro!

          1. Tienes razón no hay que asustarlas, lo que pasa que eso de venderlo como paseo en las nubes. En fin que te entiendo perfectamente y muy bien tu idea de quitar miedos pero es q llevo tantoa coments que ya me voy desorientando.
            Y sí palante porque todas salimos jiji.
            Besos y gracias por participar 🙂

          2. Uy, para nada, mi miedo no es por leer estos relatos, es mío propio, ya no solo a que pase algo malo, o al parto en sí, sino a que mis “bajos” no vuelvan a ser los mismos, a que yo no vuelva ser la misma, a la tristeza… Y ver que hay historias de todo tipo ayuda a no sentirme rara ni egoísta ni ‘malamadre’…Y es que ya estoy aprendiendo que en esto de la maternidad no siempre se puede ser sincera porque los juicios vuelan

            besotes!

  46. Aix nena, me alegro de que lo hayas sacado todo. Doy fe del poder terapéutico del blog, me ha servido en más de una ocasión. Mi parto tampoco fue de los idílicos, aunque no tengo mal recuerdo (bueno, de las jodías de las espátulas esas sí me acuerdo…bellacas…). Pero el postparto con episio infectada fue otra cosa.
    Ojalá, si eres mami de nuevo, la experiencia te ayude a sanar heridas.
    Un besote.

  47. No me dejaba publicar, decía que al principio he reído y luego casi lloro, que creo que eres muy valiente, un parto de tantas horas y sin poder coserte no creo que muchas lo aguanten, el monillo muy guapo, y espero que tu segundo parto sea igual de bueno que el mío, un besazo grande.

  48. Ay Peineta, en tu estado habitual, una mezcla entre reir y llorar. Opino como tú, siempre tendemos a idealizar las cosas, parto natural, lactancia materna… Pero no siempre es la mejor opción. Yo apuesto por ello, por supuesto, pero es obvio que cada persona tiene una circunstancia muy concreta y no siempre se puede hacer lo que uno ha soñado. Siento muchísimo el parto que tuviste, no he pasado por ello (aunque me estoy haciendo un tratamiendo de reproducción para ser mama soltera buscando un bebé que tarda demasiado en llegar (voy a empezar el 3 intento) y espero poder contarte mi experiencia dentro de no demasiado) pero sé que es un momento muy importante y que siempre deja huella y en tu caso, obviamente, más. Como consuelo te digo lo que te dicen todos, tu monillo es lo mejor que tienes, pero claro, el dolor pasado está ahí y no se olvida. Me alegró mucho cuando leí un post anterior y que hacías mención en que querías buscar un bebé. Ojalá nos des la noticia pronto! Será una gran alegría.

  49. Ay Peineta, en tu estado habitual, una mezcla entre reir y llorar. Opino como tú, siempre tendemos a idealizar las cosas, parto natural, lactancia materna… Pero no siempre es la mejor opción. Yo apuesto por ello, por supuesto, pero es obvio que cada persona tiene una circunstancia muy concreta y no siempre se puede hacer lo que uno ha soñado. Siento muchísimo el parto que tuviste, no he pasado por ello (aunque me estoy haciendo un tratamiendo de reproducción para ser mama soltera buscando un bebé que tarda demasiado en llegar (voy a empezar el 3 intento) y espero poder contarte mi experiencia dentro de no demasiado) pero sé que es un momento muy importante y que siempre deja huella y en tu caso, obviamente, más. Como consuelo te digo lo que te dicen todos, tu monillo es lo mejor que tienes, pero claro, el dolor pasado está ahí y no se olvida. Me alegró mucho cuando leí un post anterior y que hacías mención en que querías buscar un bebé. Ojalá nos des la noticia pronto! Será una gran alegría.

    1. Ese bebe llegará cuando menos te lo crees y estaras contándome tu experiencia de parto, lactancia y todos los extras de la maternidad, ya verás!!!
      Me alegro que hayas reido y llorado señal de que no he perdido la esencia 😉
      Besos

  50. Tus cuñadas no debían de ver bien, porque el Monillo era precioso, menudo bebé más guapo!!!! En este post me has hecho reír y llorar a la vez….eres la caña peineta!!! Yo creo que con este post te has desahogado para cerrar el capítulo del parto tan duro que tuviste con el Monillo, y hay que pensar que si te decides ir a por el segundo el parto puede ser mucho mejor que el primero. Mi parto comparado con el tuyo fue maravilloso, sin episotomía y solo un leve desgarro vaginal, así que me pusieron unos cuantos puntos por dentro y muy pocos por fuera, yo tuve a mi hija en un hospital público y mi experiencia tanto con las enfermeras, matronas y las ginecólogas que me atendieron no pudieron ser mejores un encanto todo el personal médico, y a mí en vez de epidural tan dura como la que te pusieron, que te dejaron drogada, me pusieron algo mucho más leve creo recordar que lo denominaban raquis, te lo pinchan igual que la epidural pero es menos cantidad de anestesia y dura menos el efecto, yo notaba cuando me venía una contracción pero me aliviaba el súper dolor de la mismas porque yo antes de que me la pusieran de lo fuertes que eran, del dolor vomité y me maree y todo. En fin, te lo comento por si te decides ir a por el segundo pues que avises al anestesista que no te dejen tan drogada, que para evitar que notes el dolor tan fuerte de las contracciones no es necesaria tanta cantidad de anestesia.
    Un besazo guapetona!!!

  51. Tus cuñadas no debían de ver bien, porque el Monillo era precioso, menudo bebé más guapo!!!! En este post me has hecho reír y llorar a la vez….eres la caña peineta!!! Yo creo que con este post te has desahogado para cerrar el capítulo del parto tan duro que tuviste con el Monillo, y hay que pensar que si te decides ir a por el segundo el parto puede ser mucho mejor que el primero. Mi parto comparado con el tuyo fue maravilloso, sin episotomía y solo un leve desgarro vaginal, así que me pusieron unos cuantos puntos por dentro y muy pocos por fuera, yo tuve a mi hija en un hospital público y mi experiencia tanto con las enfermeras, matronas y las ginecólogas que me atendieron no pudieron ser mejores un encanto todo el personal médico, y a mí en vez de epidural tan dura como la que te pusieron, que te dejaron drogada, me pusieron algo mucho más leve creo recordar que lo denominaban raquis, te lo pinchan igual que la epidural pero es menos cantidad de anestesia y dura menos el efecto, yo notaba cuando me venía una contracción pero me aliviaba el súper dolor de la mismas porque yo antes de que me la pusieran de lo fuertes que eran, del dolor vomité y me maree y todo. En fin, te lo comento por si te decides ir a por el segundo pues que avises al anestesista que no te dejen tan drogada, que para evitar que notes el dolor tan fuerte de las contracciones no es necesaria tanta cantidad de anestesia.
    Un besazo guapetona!!!

    1. Gracias hija, diré en favor de mis cuñadas que dijeron eso antes que naciera, por los antecedentes del padre y que al nacer se llevaron una gran sorpresa por lo guapetón que salió el niño.
      Tengo clao que si repito experiencia va tener que ser de una manera bien distinta o por lo menos lo intentaré pero para eso aun queda y mucho jajaja.
      Me alegro que rias y llores conmigo eso a mí me chifla.
      Besazos guapa

  52. Qué bombonazo el monillo!!!! espectacularrr! y tienes razón cada parto es un mundo, los tres míos bastante tremendos, así que no son algo que recuerde con ternura precisamente, pero asumo que las cosas son así y hay muchos factores que desgraciadamente no puedes controlar. Eso sí, como bien dices, merece TODO la pena

    1. Bueno yo creo que luego nos compensa tanto que lo dejamos pasar, pero creo que siendo un poco críticas hay cosas que deberían de mejorar un poco en algunos sitios, en fin la terapia compartida ayuda y eso es lo que he hecho.
      Gracias por el piropazo al monillo

  53. Qué bombonazo el monillo!!!! espectacularrr! y tienes razón cada parto es un mundo, los tres míos bastante tremendos, así que no son algo que recuerde con ternura precisamente, pero asumo que las cosas son así y hay muchos factores que desgraciadamente no puedes controlar. Eso sí, como bien dices, merece TODO la pena

    1. Bueno yo creo que luego nos compensa tanto que lo dejamos pasar, pero creo que siendo un poco críticas hay cosas que deberían de mejorar un poco en algunos sitios, en fin la terapia compartida ayuda y eso es lo que he hecho.
      Gracias por el piropazo al monillo

¡No te cortes, déjame un comentario!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.