HACIENDA NA XAMENA, un paraíso especial

Hay días dónde el subconsciente lo tiene muy claro, léase, el post de hoy lo escribo pero en realidad me gustaría volver a estar viviéndolo. Seguimos con el monográfico de Ibiza y hoy le toca el turno a un lugar mágico que jamás olvidaré. Os llevo de paseo por la Hacienda Na Xamena y su SPA maravilloso La Posidionia ¿Me acompañáis?

Cuando decidimos que el destino era Ibiza me tocaba convencer a mi amiga de auto-regalarnos algo muy especial, que llevaba mucho tiempo viendo en instagram. Y eso no era otra cosa, que poder disfrutar de las cascadas colgantes de la hacienda Na Xamena. Como supondréis, no fue difícil nada más enseñarles unas fotos del lugar.

Pero ahora que hemos vuelto, no sólo estamos convencidas, sino que he decidido contaros como ha sido nuestra experiencia porque creo que ha merecido tanto la pena, que a veces es importante mirar más allá de un precio, qué creerme, no es tanto como parece. Os hablo desde el punto de vista de la experiencia SPA, que es la que nosotros escogimos, en un horario de precio más reducido. Eso sí, no quiero ni pensar como tiene que ser poder vivir aquello en el atardecer….

Hacienda Na Xamena está en el norte, en un enclave espectacular y se llega por una carretera no apta para mareos continuos, pero yo me chute biodramina, y vaya si me valió la pena. El complejo es increíble, y aunque por falta de tiempo no pude hacer el tour de la parte interior del hotel, han tenido la amabilidad de enviarme documentos gráficos, os dejo un pequeño aperitivo de sus instalaciones habitaciones.

No quiero seguir este post sin recalcar, que si algo nos sorprendió de manera grata, fue el trato recibido desde el primer mail en que comencé la solicitud de la reserva hasta el momento en que nuestro coche salió del parquing. La gente que está trabajando en el Spa de la Posidonia de Hacienda Na Xamena es una joya. Gracias Silvia por tus consejos desde el inicio, y a Beatriz por haber hecho que mi sueño fuera tan especial, tanto como poder vivirlo nosotras solas. Aunque no estés alojado en el hotel, nada hace que te sientas fuera de lugar, es más, te mimetizas con el entorno de relax tan especial que han creado en ese paraíso.

En mi caso optamos por vivir la experiencia de las cascadas colgantes, que por mucho que os describa nunca lo podréis imaginar. Confieso que al llegar y quedarme mirando desde allí lloré de la emoción. Es la primera vez que la realidad supera a la foto. El recorrido de las piscinas al aire libre con aquella vista no tiene precio. Además es súper relajante y los chorros y cambios de temperaturas muy acertados. Vas cambiando de piscina según las burbujas se encienden, como si fueras una cazadora de champagne 😉 Y entonces, llega la última y te encuentras allí, colgada en el abismo con una vista que no hay película que lo supere, el silencio y tu mente, y ese horizonte done el mar se funde con el cielo…en fin algún día volveré. Después sales y te espera un té frio delicioso, te viene a recoger alguna de las chicas y directas al tratamiento corporal. Un masaje de 30 minutos con aromaterapia que tú elijas en unas cabinas que son cuevas mediterráneas increíbles. Las manos de esas chicas son pura magia, mi amiga se quedó dormida.

Antes de subir a la piscina a tomar el aperitiv,o puedes ducharte, vestirte y acicalarte como quieras porque los probadores están dotados de espejos, secadores y todo lo que necesites. El aperitivo servido en la piscina no está mal, pero quizás para mí lo único mejorable, pero como no iba a comer sino a disfrutar del momento y el paisaje, no le doy el valor que tampoco tiene. Ese pack costó 135 euros por persona ( 45 min de cascadas colgantes +30 min de masaje+aperitivo), y os prometo que lo volvería a pagar con los ojos cerrados.

Antes de irme, miré una y otra vez desde su terraza, era esa necesidad de traer guardado en el alma esa vista y esa sensación. Por supuesto, ahora mismo no me lo puedo permitir, pero me acuerdo que le comenté a mi amiga que me gustaría alguna vez venir al hotel de fin de semana romántico, tiene que ser una pasada levantarte con estas vistas.

Fuimos a La Posidonia aprovechando el día de nuestro recorrido por el norte y fue un día donde descubrimos más lugares, pero por hoy suficiente que os toca digerir que el paraíso existe y que si te lo propones, lo puedes visitarlo por unas horas cual princesa de las mil y una noches.

Si tenéis alguna duda sobre el sitio o pregunta, dejadme un comentario y os responderé encantada.

*Las fotos del post son de mi propiedad y autoría, excepto la recopilación del interior que es una cesión de Hacienda Na Xamena

7 thoughts on “HACIENDA NA XAMENA, un paraíso especial

    1. Yo no he puesto 30 segundos no??? Bueno he ampliado para que quede claro, fueron 45 minutos de piscinas colgantes, 30 de masaje, aperitivo…en total 2 horas en el paraiso y buena idea lo de ir en pareja. Gracias por lo de las imágenes

  1. Sí, has puesto 30 segundos, jeje… Pero te hemos entendido perfectamente. Una pasada de sitio, me ha encantado. Gracias por descubrírnoslo!!!

  2. Qué pasada de sitio!!! Eso es el paraíso!!! La verdad es que yo creo que también pagaría los 135 euros que dices que te costó de vez en cuando hay que darse un capricho y disfrutarlo a tope. Me lo apunto porque si algún día o viaje vamos a Ibiza hay que ir a ese lugar. Muchas gracias por el descubrimiento y tus consejos. Un besazo guapetona!!!

    1. Es que yo al principio pensé que era un capricho pero luego al pasar las 2 horas allí no me pareció un capricho sino un precio justo para el trato y el servicio recibido. En fin algun día volveré

¡No te cortes, déjame un comentario!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.